MercoPress, in English

Viernes, 30 de setiembre de 2022 - 04:12 UTC

 

 

Sudamérica pone miras en producción argentina de la vacuna rusa para cubrir la demanda regional

Miércoles, 4 de agosto de 2021 - 09:30 UTC
La primera y la segunda dosis deLa primera y la segunda dosis de Sputnik V son diferentes entre sí y no intercambiablesson diferentes entre sí y no intercambiables La primera y la segunda dosis deLa primera y la segunda dosis de Sputnik V son diferentes entre sí y no intercambiablesson diferentes entre sí y no intercambiables

Varios países de América del Sur, así como los desarrolladores rusos de la vacuna Sputnik V contra el covid-19, confían en la producción argentina del inmunizador para hacer frente a la demanda local y regional.

”La vacuna rusa Sputnik fabricada en la planta de la empresa (argentina) Richmond estará disponible para vacunación en Argentina a partir de la próxima semana luego de un exitoso control de calidad de las pruebas en el instituto Gamaleya“, informó este martes el Fondo Ruso de Inversiones Directas.

El Instituto Gamaleya aprobó la producción de la segunda dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el covid-19 en Argentina, luego de un exitoso control de calidad en medio de una creciente demanda local y regional de países como Venezuela, México, Guatemala y Bolivia.

El anuncio se produjo en medio de múltiples reclamos de Argentina y otros países por retrasos en la entrega de la segunda dosis, que difiere en su composición de la primera y no es intercambiable.

“El laboratorio Richmond planea producir más de 3 millones de dosis del segundo componente de Sputnik V en agosto. Esta semana la empresa comenzará a suministrar al gobierno argentino 150.000 dosis del segundo componente de la vacuna Sputnik V de producción local”, según un comunicado conjunto de RDIF y Richmond.

El acuerdo actual entre Argentina y Rusia implica 30 millones de dosis de Sputnik V. Hasta ahora, se han puesto a disposición alrededor de 11,86 millones (9,37 millones del componente uno, pero solo 2,49 millones del componente dos).

Sputnik V fue la primera vacuna contra el covid-19 registrada en el mundo con “el enfoque de refuerzo heterogéneo”, utilizando el serotipo 26 de adenovirus humano como primer componente y el serotipo 5 como segundo componente. Argentina fue a fines de 2020 el primer país latinoamericano en adoptar la Sputnik V, una vacuna aprobada por 69 naciones pero que aún no ha sido avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los retrasos en la entrega de segundas dosis llevaron a las autoridades guatemaltecas a reducir la cantidad de vacunas compradas a Rusia de 16 millones a 8 millones y la escasez ha provocado protestas en Argentina y también en Bolivia.

En las últimas semanas, el gobierno argentino ha acelerado la campaña de vacunación para completar los esquemas de dos dosis, por temor a las consecuencias de la cepa Delta del covid-19. Las dificultades para obtener la segunda dosis de Sputnik V han llevado a Argentina a experimentar con una dosis de AstraZeneca, Sinopharm o Moderna para voluntarios que hayan recibido una primera inyección de Sputnik V.

Argentina, con 45 millones de habitantes, ha registrado alrededor de 4,95 millones de infecciones y más de 106.000 muertes desde que comenzó la pandemia. Hasta el martes, unos 25,3 millones de argentinos (56,2%) habían recibido al menos la primera dosis, mientras que 7,3 millones de ellos (16,3%) habían recibido el tratamiento completo.