MercoPress, in English

Sábado, 4 de diciembre de 2021 - 14:26 UTC

 

 

Jueza brasileña del STF dice que la Fiscalía debe investigar a Bolsonaro

Sábado, 3 de julio de 2021 - 12:25 UTC
El Fiscal no puede ser un espectador, dijo Weber. El Fiscal no puede ser un espectador, dijo Weber.

La jueza de la Corte Suprema de Brasil (STF) Rosa Weber aceptó este viernes una solicitud del fiscal general adjunto Humberto Jacques de Medeiros para iniciar una investigación sobre la participación del presidente Jair Bolsonaro en un presunto caso de corrupción con respecto a la compra de vacunas contra el coronavirus fabricadas en India.

”La Procuraduría General de la República (PGR) informó al Tribunal Supremo Federal (STF) del establecimiento de una investigación por los hechos denunciados“ por tres senadores, quienes acusaron a Bolsonaro de ”prevaricación”, dijo la Fiscalía.

Tres senadores entablaron una demanda ante el STF el lunes para investigar si Bolsonaro cometió algún delito al no reportar la presunta sobrefacturación en la compra de vacunas Covaxin en un acuerdo que finalmente fue cancelado.

La operación valuada en 45 millones de dólares por tres millones de dosis, llegó el 18 de marzo al escritorio de Luiz Ricardo Miranda, jefe de importaciones médicas del Ministerio de Salud, quien transmitió sus dudas a su hermano, el diputado bolsonarista Luis Miranda.

Según los hermanos Miranda, Bolsonaro los recibió el 20 de marzo en su residencia de Brasilia y les aseguró que comunicaría esas sospechas a la Policía Federal, algo que aparentemente nunca hizo.

Entre los tres legisladores que pidieron tomar medidas sobre el STF se encuentra Randolfe Rodrigues, vicepresidente de la Comisión Parlamentaria (CPI) que investiga el manejo de la pandemia por parte de Bolsonaro.

El mandatario se ha opuesto constantemente a las medidas de aislamiento social, alegando su impacto negativo en la economía y alentó a las multitudes a no usar máscaras. También ha planteado dudas sobre la eficacia de las vacunas y ha promovido el uso de fármacos no aprobados por los principales científicos.

De Medeiros inicialmente solicitó que el STF rechazara el pedido de investigar a Bolsonaro, argumentando que el CPI ya estaba ocupándose de ello. Pero Weber negó esa solicitud, alegando que la Fiscalía no podía permanecer en “el papel de espectador de la acción de los Poderes de la República”.

Si la Fiscalía encuentra pruebas en contra de Bolsonaro, solicitará al STF que abra un caso contra el presidente. Pero para hacerlo, el STF debe obtener la aprobación de dos tercios de la Cámara de Diputados. En ese caso, Bolsonaro sería separado de sus funciones durante seis meses, mientras se lleva a cabo su juicio, algo que a estas alturas parece bastante improbable.

Mientras tanto, los políticos de la oposición están presionando al presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, para que inicie un proceso de juicio político contra Bolsonaro y realizarán manifestaciones este sábado en respaldo de dicha solicitud.

Es probable que Lira, un bolsonarista de línea dura, posponga indefinidamente y mientras pueda cualquier acción en este sentido.

Decenas de partidos de izquierda, sindicatos y organizaciones sociales, así como algunos exaliados de Bolsonaro, entregaron este miércoles un documento que reúne un centenar de solicitudes de juicio político con más de 20 acusaciones.

Entre los cargos enumerados para esta “super solicitud de juicio político” se encuentran “delitos contra el ejercicio de los derechos políticos, individuales y sociales” y “contra el cumplimiento de decisiones judiciales”, además de haber actuado con “negligencia” ante la pandemia.

La PGR investiga a Bolsonaro por “malversación”, que es un delito funcional, es decir, solo puede ser cometido por alguien que tenga una determinada ocupación, contra la administración pública. Ocurre cuando un funcionario público se demora intencionalmente, no hace o hace algo de manera inapropiada para su propio beneficio.

Según el artículo 319 del Código Penal brasileño, puede implicar una multa y entre tres meses a un año de prisión. No hay noticias de un gobernador o presidente condenado por este crimen.

Tras el testimonio de los hermanos Miranda, se cree que Bolsonaro eligió no investigar el caso que se le presentó.

Pero Bolsonaro ha dicho: ”Para consternación de unos pocos, el gobierno está cumpliendo dos años y medio sin una acusación de corrupción. No sirve de nada inventar una vacuna, porque no hemos recibido ni una dosis de la que hizo la agenda de prensa (Covaxin).“

”Tenemos un compromiso, si algo anda mal lo averiguaremos, pero gracias a Dios, hasta ahora, gracias a la calidad de nuestros ministros, no hemos tenido un acto de corrupción en dos años y medio”, insistió.

Tras el fallo de Weber, la policía ahora tiene 90 días para investigar las acusaciones.

Categorías: Política, Brasil.