MercoPress, in English

Lunes, 29 de noviembre de 2021 - 18:14 UTC

 

 

El edificio desplomado en Florida arrastra una oscura historia de corrupción, según medios de prensa

Martes, 29 de junio de 2021 - 09:30 UTC
The Washington Post desempolvó el oscuro pasado de los desarrolladores del edificio que se desplomó The Washington Post desempolvó el oscuro pasado de los desarrolladores del edificio que se desplomó

Los desarrolladores del edificio que se derrumbó la semana pasada en el sur de Florida estaban bajo investigación por presuntamente sobornar a funcionarios locales para obtener el permiso para construir el condominio que ha dejado alrededor de 10 personas confirmadas muertas y otras 150 aún desaparecidas

Pero quienes presuntamente cometieron esos delitos ahora también están muertos, incluido Nathan Reiber, un ciudadano canadiense de ascendencia polaca acusado años antes de evasión de impuestos en Canadá.

Los rivales del rubro de la construcción afirmaron que los socios detrás de Surfside Champlain Towers South en el norte de Miami estaban recibiendo un trato preferencial cuando se trataba de aprobar el sistema de permisos durante su construcción en 1981, según The Washington Post.

Reibre y sus asociados habían contribuido a las campañas de al menos dos concejales de la ciudad y luego exigieron que las donaciones fueran devueltas cuando surgieron las denuncias, según el WaPo.

La torre de 12 pisos estaba a punto de someterse a trabajos de mantenimiento por valor de 15 millones de dólares para aprobar la certificación requerida para todo edificio de 40 años, cuando colapsó el jueves pasado.

Todos los directores involucrados en el diseño y la construcción del edificio ya están muertos. Reiber, quien falleció en 2014, había sido acusado de evasión fiscal por las autoridades canadienses en la década de 1970 cuando él y sus asociados fueron acusados de robar dinero en efectivo de los edificios de apartamentos que poseían.

Supuestamente robaron decenas de miles de dólares de lavadoras que funcionan con monedas en edificios y se embolsaron alrededor de $ 120,000 en cheques de construcción falsos, detalló el Post.

En 1984, Reiber, que era abogado, fue citado por mala conducta profesional por la Law Society of Upper Canada por un caso de evasión fiscal, según el periódico. Finalmente resolvió el caso regresando a Canadá y pagando una multa.

En Florida, Reiber y sus socios inicialmente no pudieron comenzar la construcción de los edificios de condominios debido a una deuda de 1979 debido a alcantarillas defectuosas. Sin embargo, acordaron pagar la mitad de la deuda de US $ 400.000 por reparaciones de alcantarillado en la propiedad y se les dio luz verde, para gran enojo de empresas rivales cuyos proyectos permanecieron estancados.