MercoPress, in English

Miércoles, 28 de julio de 2021 - 07:28 UTC

 

 

Estados Unidos: sobran puestos de trabajo y falta mano de obra

Lunes, 21 de junio de 2021 - 08:26 UTC
El número de puestos de trabajo vacantes alcanzó un registro récord el pasado abril, llegando hasta los 9,3 millones, frente a los 8.288 millones del mes anterior El número de puestos de trabajo vacantes alcanzó un registro récord el pasado abril, llegando hasta los 9,3 millones, frente a los 8.288 millones del mes anterior

Un “insólito” fenómeno se está registrando en el mercado laboral estadounidense y es que de la mano de la reapertura económica que se está dando en ese país para intentar dejar atrás la crisis de la pandemia de Covid-19 ha venido la creación de miles de puestos de trabajo, pero con una sorprendente falta de demanda para llenarlos.

 En mayo se crearon 559.000 puestos de trabajo en la potencia mundial, mientras que la tasa de desempleo cayó a un 5,8%, exhibiendo lo que parece un importante repunte, pero bastante por debajo a lo que estimaba el mercado, que esperaba la creación de 671.000 trabajos nuevos.

Pese a que el golpe inicial tras la irrupción del covid-19 y la imposición de restricciones disparó el desempleo a niveles históricos en Estados Unidos, ahora que la situación ha mostrado mejoras y el proceso de vacunación ha avanzado, muchos negocios se toparon con un problema inesperado: no encuentran candidatos para cubrir sus vacantes.

Así, el mismo organismo reveló que el número de puestos de trabajo vacantes alcanzó un registro récord el pasado abril, llegando hasta los 9,3 millones, frente a los 8.288 millones del mes anterior. Así, impulsado por la reapertura económica en Estados Unidos, en el cuarto mes del año se duplicaron los puestos de trabajo disponibles registrados en igual periodo de 2020, pero aún están lejos de poder cubrirse.

En el desglose, en el sector privado, la cifra de número de empleos vacantes aumentó 928.000 puestos respecto de marzo, hasta un total de 8,374 millones, mientras que en el sector público se observó un incremento de 70.000 cargos sin cubrir, hasta 913.000 vacantes.

Los economistas han expuesto diversas teorías que explican la “insólita” tendencia que ha mostrado el mercado laboral de Estados Unidos. Una de ellas está relacionada con que, a raíz de la llegada del covid-19, el Gobierno del Presidente Joe Biden amplió los apoyos las personas desempleadas, y quienes cumplen con los requisitos necesarios, tienen derecho a recibir hasta US$300 a la semana, que se suman a las prestaciones ya vigentes en cada estado.

Según señaló Bill Dunkelgerg, economista jefe de la Federación Nacional de Negocios Independientes de Estados Unidos, las “crecientes prestaciones por desempleo están manteniendo a algunos trabajadores fuera de la fuerza laboral”. En la misma línea, el economista Rafael Marrero, director de una consultoría en Florida que se dedica a la contratación federal, indicó que las ayudas públicas durante la pandemia han fomentado la “baja productividad” del país, una situación que calificó de lamentable. Y agregó que “lejos de convertirse en un aliado de las pequeñas y medianas empresas, el Gobierno está fomentando la improductividad laboral a través de incentivos, como el subsidio al desempleo”.

Con todo, Katharine G. Abraham, profesora de Economía de la Universidad de Maryland y comisionada de la Oficina de Estadísticas Laborales del gobierno estadounidense entre 1993 y 2001, considera que, en cambio, las ayudas “han jugado un papel menor, porque todo el mundo sabe que no van a durar para siempre”, y mencionó que “la gente no va a rechazar ahora un empleo y arriesgarse a no encontrar otro más adelante”. Otra de las hipótesis apunta a un simple reajuste entre la oferta y la demanda laboral a través de los salarios.

Heidi Shierholz, ex economista jefe del Departamento de Trabajo de EE.UU. explicó que “cuando los dueños de un restaurante no pueden encontrar trabajadores a unos sueldos que no son significativamente más elevados que antes de la pandemia, aunque estos sean potencialmente más peligrosos, eso no es escasez de trabajadores, es el mercado en funcionamiento”.

Mediante un informe que expuso ante el centro de estudios de Economic Policy Institute, la experta remarcó que “los salarios para un trabajo con más riesgos y más complicado deberían ser más altos”. Igualmente, Saru Jayaraman, fundadora de “Un Sueldo Justo”, una organización que reclama mejoras en las remuneraciones para los trabajadores peor pagados, asegura que llevan “años advirtiendo al sector de la hostelería que los trabajadores lo abandonarían si no subían los sueldos”.

Categorías: Economía, Estados Unidos.