MercoPress, in English

Martes, 18 de enero de 2022 - 10:05 UTC

 

 

Continúan detenciones de opositores nicaragüenses a pesar de la condena internacional

Lunes, 14 de junio de 2021 - 09:49 UTC
Ortega ha superado a Somoza, el dictador que derrocó en 1979, dicen los líderes de la oposición. Ortega ha superado a Somoza, el dictador que derrocó en 1979, dicen los líderes de la oposición.

El Gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, continuó con su serie de arrestos de líderes de la oposición durante el fin de semana a pesar de la condena internacional contra ese tipo de prácticas, que elevan a 12 el número de opositores detenidos desde el 2 de junio.

La policía detuvo el domingo a Suyen Barahona, líder del partido de oposición de izquierda Unamos, mientras que otros tres funcionarios del partido fueron arrestados por la policía durante el fin de semana.

Barahona se encuentra entre casi una docena de líderes de la oposición y aspirantes a la presidencia que este mes han sido detenidos o descalificados para postularse en la contienda presidencial, que se celebrará el 7 de noviembre. “Ya no son solo los candidatos potenciales, son los líderes políticos”, dijo el ex general y disidente sandinista Hugo Torres. “Esta no es una transición a la dictadura, es una dictadura en todos los sentidos”, agregó.

La represión comenzó el 2 de junio cuando la policía allanó la casa de Cristiana Chamorro, periodista y aspirante a candidata presidencial, acusada de lavado de dinero, poco después de que ella anunciara su intención de presentarse a las elecciones.

Según una legislación aprobada en diciembre, el gobierno de Ortega tiene el poder de declarar unilateralmente a los ciudadanos “terroristas” o golpistas, clasificarlos como 'traidores a la patria' y prohibirles postularse como candidatos“. La ley que el gobierno afirma estar aplicando castiga a quienes “lideran o financian un golpe… fomentan la injerencia extranjera, piden la intervención militar… proponen o planifican bloqueos económicos, aplauden y defienden la imposición de sanciones contra Nicaragua o sus ciudadanos”. La traición se castiga con penas de prisión de hasta 15 años.

Aunque Ortega aún no ha confirmado si buscará la reelección para un cuarto mandato consecutivo, existe un consenso generalizado de que primero eliminará a todos los posibles retadores.

El domingo, la policía nicaragüense dijo que Barahona trató de socavar la independencia y soberanía del país, y se le acusa de ”incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, solicitar intervenciones militares y organizarse con financiamiento externo“. Unamos criticó las últimas redadas y arrestos. “Estas acciones contra la dirección de Unamos son parte de la escalada de represión del régimen de Ortega contra la oposición democrática”, dijo el partido en un comunicado.

Además de Barahona, la policía también arrestó a la destacada ex disidente sandinista Dora María Téllez, y a Ana Margarita Vijil. Téllez fue una destacada militante sandinista que encabezó un asalto al Palacio Nacional en 1978, tomando como rehén al congreso del dictador Anastasio Somoza a cambio de la liberación de los presos sandinistas.

Tras el derrocamiento de Somoza, Téllez se desempeñó como ministra de Salud en el primer gobierno sandinista de 1979 a 1990. Como muchos exguerrilleros, más tarde se distanció de Ortega.

El sábado, la policía arrestó a Tamara Dávila, de Unamos, agrupación de ex sandinistas rebelados ante por las formas autocráticas de Ortega, el nepotismo y las reelecciones perpetuas.

La policía afirmó además que Dávila violó la nueva ley. Ella es también una figura clave en la coalición de oposición Unidad Nacional Azul y Blanca, que se formó luego de la represión de las protestas masivas por parte de Ortega en 2018.

Ortega ya arrestó a cuatro posibles candidatos presidenciales de la oposición y ahora muchos líderes políticos temen que sea solo cuestión de tiempo que la policía también los busque.

La Policía Nacional de Nicaragua arrestó a los cuatro precandidatos de la oposición a principios de este mes. El 8 de junio detuvieron al precandidato Félix Maradiaga, precandidato de la coalición opositora Unidad Nacional Azul y Blanca, y a Sebastián Chamorro, exdirector de la coalición opositora Alianza Cívica.

La semana anterior, las autoridades detuvieron a Cristiana Chamorro, prima de Juan Sebastián Chamorro, y Arturo Cruz Sequeira, ex embajador en Estados Unidos.

Ortega inicialmente gobernó Nicaragua de 1979 a 1990 luego de la revolución sandinista que derrocó a Somoza. Regresó a la presidencia en 2007 después de tres intentos electorales fallidos, y ganó la reelección en 2011. Luego eludió los límites de mandato para ser reelegido en 2016 y llenó tribunales y agencias gubernamentales con aliados. El partido sandinista controla los tribunales y la legislatura, y ha sofocado a las universidades y a la Iglesia Católica Romana.

Torres dijo que Ortega ahora ha instituido una dictadura más asfixiante que Somoza, quien tenía oposición dentro de la iglesia, los círculos intelectuales y las universidades. “Creo que Ortega ha superado a Somoza”, dijo Torres. “Se ha subordinado todo el poder a sí mismo como nunca pudo Somoza. Tiene un aparato represivo más grande que el que tuvo Somoza”.

Julie Chung, subsecretaria interina para asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, dijo a través de Twitter que la “campaña de terror de Ortega continúa con más arrestos arbitrarios este fin de semana. Los miembros de la OEA deben enviar una señal clara esta semana: suficiente represión. La región no puede quedarse quieta y esperar a ver quién sigue”.

Categorías: Política, América Latina.