MercoPress, in English

Viernes, 30 de julio de 2021 - 09:39 UTC

 

 

Chile continúa con deportación de migrantes venezolanos

Martes, 8 de junio de 2021 - 09:50 UTC
Delgado dijo que entre los deportados había delincuentes de diversa índole. Delgado dijo que entre los deportados había delincuentes de diversa índole.

El Gobierno de Chile ha deportado en un avión a Caracas a un total de 56 ciudadanos venezolanos presuntamente involucrados en tráfico de menores, drogas, robos o simplemente ingresaron al país de manera ilegal, se informó.

Fue el tercer proceso de este tipo este año desde que el gobierno del presidente Sebastián Piñera decidió unificar sus políticas sobre inmigración ilegal en febrero.

Los 56 venezolanos abordaron este domingo un avión de Sky Airlines en Santiago que, luego de una escala en Iquique, iría directamente a Caracas.

El ministro de Gobernación, Rogelio Delgado, afirmó en el aeropuerto de Santiago que entre los deportados había “personas vinculadas al tráfico de menores, narcotráfico, hay personas condenadas por robo con violencia” y también las que “ingresaron a Chile clandestinamente”.

Delgado insistió que “el proceso se lleva a cabo siguiendo todos los detalles de la legislación vigente, los acuerdos internacionales, y también se hace, en este caso, de acuerdo con las autoridades de Venezuela, siguiendo los protocolos, siguiendo las indicaciones y recomendaciones de la ONU“.

El hecho de que el operativo se haya realizado durante un fin de semana -el anterior también se realizó un domingo 25 de abril- ”tiene que ver con logística, vuelo, salud y diferentes tipos de provisiones“, explicó Delgado.

La Corte de Apelaciones de Santiago, en sesión de emergencia, obligó al gobierno a detener la expulsión de una ciudadana venezolana por no haberle otorgado ”un plazo razonable para preparar su defensa y responder adecuadamente, ni la oportunidad de producir y refutar pruebas”.

El operativo fue cuestionado por los obispos católicos de la región norte de Antofagasta y por el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM).

“Hemos observado con gran pesar las situaciones de detención y deportación que sufren los migrantes, principalmente de nacionalidad venezolana”, dijeron los obispos.

Los prelados exigieron “respeto al estado de derecho”, especialmente “cuando se trata de medidas que afectan la libertad de circulación de las personas” y cuando “las condiciones para salir de Chile hacia otros destinos continúan siendo sumamente difíciles y costosas debido a la pandemia”.

Desde que comenzó esta política en Chile, ya se han deportado 249 extranjeros

A su vez, el SJM dijo que vio “con indignación cómo familias y niños pequeños entran para despedirse de los migrantes que serán expulsados colectivamente”.

En tanto, el Instituto Nacional de Derechos Humanos interpuso cuatro recursos a favor de inmigrantes venezolanos, invocando el derecho a la reunificación familiar.

Chile deportó el 11 de febrero a 138 inmigrantes -en su mayoría venezolanos y colombianos, pero también bolivianos y peruanos- y el 25 de abril a 55 venezolanos, todos acusados de haber ingresado ilegalmente y de otros delitos más graves.

En esas dos ocasiones los deportados abordaron los aviones en Iquique - unos 2.400 kilómetros al norte de Santiago - vestidos con overol blanco, capuchas y máscaras, esposados y cada uno acompañado de un policía.

“Este es el primero de los vuelos contratados por la Subsecretaría de Gobernación y la Dirección de Inmigración y Migraciones para materializar expulsiones, ya sean judiciales o administrativas”, dijo el entonces subsecretario de Gobernación, Juan Francisco Galli.

El funcionario dijo que con este nuevo proceso de expulsión, el gobierno del presidente Sebastián Piñera pretendía deportar a unos 1.500 extranjeros este año, para lo cual arrendó 15 aviones comerciales que realizarán la misma cantidad de vuelos.

Además, el año pasado fueron expulsados 1.365 extranjeros, según datos del Ministerio del Interior.