MercoPress, in English

Sábado, 19 de junio de 2021 - 01:24 UTC

 

 

La Copa América finalmente regresa a Brasil, donde se jugó por última vez

Lunes, 31 de mayo de 2021 - 20:15 UTC
Será la segunda vez en la historia que se disputen dos Copas Américas de forma consecutiva en un mismo país                                                   Será la segunda vez en la historia que se disputen dos Copas Américas de forma consecutiva en un mismo país

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) decidió el lunes que la Copa América de este año, originalmente programada para ser organizada conjuntamente por Argentina y Colombia en 2020, se disputará en Brasil.

El torneo se pospuso primero debido a la pandemia de coronavirus el año pasado, luego Colombia fue cancelada como posible sede a principios de mayo debido al malestar social y la violencia y finalmente Argentina estaba evaluando si era una buena idea seguir adelante con la competencia a la luz del creciente número de casos de covid-19.

En ese escenario, la Conmebol decidió el domingo por la noche no esperar hasta que Argentina tomara una decisión (y dijera que no) y anunció que se buscaría una nueva sede. Estados Unidos, Chile y Paraguay eran los candidatos más probables, pero, a la postre, Brasil, que acogió el evento de 2019, ha sido seleccionado.

El nuevo calendario exacto de partidos y sedes se anunciará en breve, han dicho fuentes de la Conmebol, pero se cree que no estarán muy distantes entre sí. El partido inaugural lanzará a Argentina contra Chile como estaba previsto el 13 de junio, pero queda por saber dónde. Y la decisión del título se llevará a cabo el 10 de julio.

“Quiero agradecer especialmente al presidente @jairbolsonaro y su gabinete por albergar el torneo de selecciones nacionales más antiguo del mundo. Asimismo, mi agradecimiento al presidente Rogério Caboclo y @CBF_Futebol, por su invaluable colaboración”, escribió en Twitter el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.

“Un agradecimiento al gobierno de Argentina y al presidente de @afa (Asociación del Fútbol Argentino) @tapiachiqui, por el gran esfuerzo para realizar la CONMEBOL @CopaAmerica en ese país. Seguramente habrá nuevas oportunidades para realizar proyectos conjuntos en Argentina”, también escribió.

“Nuestro agradecimiento también al gobierno colombiano y al presidente de @FCFSeleccionCol, Ramón Jesurún, por todos los esfuerzos realizados para albergar la CONMEBOL @CopaAmerica 2021. Pronto surgirán nuevas oportunidades para trabajar juntos por el fútbol colombiano y sudamericano”, prosiguió Domínguez.

Pero lo que realmente importó fue que “Hoy recibimos el firme apoyo de los miembros del Consejo de la CONMEBOL, quienes aprobaron por unanimidad la propuesta para disputar la CONMEBOL @CopaAmerica 2021 en Brasil. Es una satisfacción contar con el apoyo constante de nuestros compañeros”, publicó.

Lo que fue motivo de celebración para Domínguez se convirtió en preocupación en muchos estados brasileños. Las autoridades de Pernambuco dijeron que el estadio Arena Pernambuco en Recife no estará disponible, ya que Brasil sigue siendo el país más afectado por la pandemia de covid-19 en el continente.

Las UCI en varios estados brasileños están llenas y los epidemiólogos pronostican un empeoramiento del desastre sanitario para las fechas de la Copa América.

”El mejor fútbol del mundo traerá alegría y pasión a millones de sudamericanos. La Conmebol agradece al presidente Jair Bolsonaro y su equipo, así como a la Confederación Brasileña de Fútbol, por abrir las puertas de ese país a lo que hoy es el deporte más importante. evento. seguro en el mundo. ¡Sudamérica brillará en Brasil con todas sus estrellas!”, dijo la Conmebol a través de su cuenta oficial de Twitter.

Argentina registró más de 3,75 millones de infecciones y más de 77.000 muertes relacionadas con el covid-19 durante la pandemia. El domingo, Argentina tuvo una tasa de incidencia promedio de 485 casos por 100.000 habitantes en siete días. La tasa de Brasil fue de 1.838 casos por 100.000 habitantes.

Los políticos de la oposición en Brasil se han comprometido a buscar la intervención del Tribunal Federal Supremo (STF) con respecto a la celebración de la Copa América y convocar al presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Rogério Caboclo, ante la comisión parlamentaria del CPI que investiga el manejo de la pandemia por parte de Bolsonaro.

Se dice que la Conmebol recibió propuestas de Ecuador y Venezuela para albergar los partidos originalmente programados para Colombia. También se consideró que Chile compartiera el torneo con Argentina, especialmente por el avance de la vacunación contra el covid-19 en el país. Pero, debido a las diferentes restricciones sanitarias en cada nación, la Conmebol pensó que era mejor realizar el torneo en un solo país para evitar viajes internacionales.

El fin de semana pasado, el ministro del Interior argentino, Wado de Pedro, señaló que sería muy difícil realizar el torneo en territorio argentino. “Hablé con el presidente [Alberto Fernández] por la situación de salud. Revisamos la situación epidemiológica en Mendoza, Córdoba, Tucumán, Santa Fe ... Algunos son sede del Mundial. Desde el diagnóstico de salud vemos que será muy difícil de jugar en la Argentina”, dijo.

Una encuesta de opinión publicada el viernes encontró que el 70% de los argentinos no quería que la Copa América se llevara a cabo en el país. Y la Conmebol le ahorró a Fernández el incordio de tener que hacer tal anuncio.

Fuentes del fútbol brasileño han deslizado que se planea utilizar estadios de la Copa del Mundo de 2014: el Mané Garrincha, en Brasília, Arena Amazônia, en Manaus, Arena Pernambuco, en las afueras de Recife, y Arena das Dunes en Natal. Pero Pernambuco ya se ha pronunciado en contra.

Durante la Copa América, el torneo o los torneos locales de Brasil no han de interrumpirse, como ocurre en la mayoría de los demás países de América del Sur.

Será la segunda vez en la historia que dos Copas Américas se celebren consecutivamente en el mismo país luego de que Uruguay acogiera las ediciones de 1923 y 1924. De hecho, Paraguay iba a ser sede en 1924, pero citando falta de infraestructura adecuada, ofició de anfitrión pero en suelo uruguayo.