MercoPress, in English

Martes, 7 de febrero de 2023 - 12:25 UTC

 

 

Vacunas AstraZeneca producidas conjuntamente por México y Argentina casi listas para su entrega

Jueves, 20 de mayo de 2021 - 09:16 UTC
Ebrard y Tomada recorrieron la planta de Liomont en el estado de Querétaro. Ebrard y Tomada recorrieron la planta de Liomont en el estado de Querétaro.

El primer lote de vacunas anticoronavirus Oxford-AstraZeneca producidas conjuntamente por México y Argentina está casi listo para comenzar su distribución, anunció el miércoles el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

Después de recorrer la fábrica de Liomont en el estado de Querétaro con el embajador argentino Carlos Tomada, Ebrard explicó que se espera la aprobación final de AstraZeneca antes de que pueda comenzar el envío. Se estima que sucederá entre el 24 y el 25 de mayo.

”Ya hemos verificado que Liomont ya entregó los lotes correspondientes a la Cofepris (Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios) para su revisión y estarán terminando aproximadamente el primer lote el 24 ó 25 de mayo”, dijo Ebrard.

Parte de estos primeros lotes tienen como destino Argentina, quien ha suministrado el principio activo del inmunizador.

La Cofepris de México ya está analizando los primeros lotes de la vacuna y se espera que la autorización de AstraZeneca llegue a más tardar el próximo lunes.

Esta vacuna es el resultado del convenio promovido por la Fundación Slim para los gobiernos de México y Argentina para producir localmente la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y la empresa farmacéutica AstraZeneca.

El principio activo se desarrolló en la fábrica argentina mAbxience y se envió a granel a México el pasado mes de febrero para su envasado en la empresa mexicana Liomont, donde sufrió varios retrasos por falta de suministros desde Estados Unidos.

Los acuerdos se firmaron en agosto del año pasado y están destinados a producir entre 150 y 250 millones de dosis para toda Latinoamérica.

Ebrard explicó que la mitad de la producción total es para uso dentro de México y el resto se destinará a varios países de la región. “Alrededor del 55% se queda en México, el resto se distribuye en Latinoamérica”, dijo Ebrard.