MercoPress, in English

Jueves, 24 de junio de 2021 - 22:33 UTC

 

 

Alberto Fernández llega a España antes de ir a Francia, donde los militares afirman que “se está gestando una guerra civil”

Martes, 11 de mayo de 2021 - 10:49 UTC
Después de reunirse con el rey Felipe VI y el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez, Fernández tiene planeado ir a una Francia inmersa en una convulsión interna. Después de reunirse con el rey Felipe VI y el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez, Fernández tiene planeado ir a una Francia inmersa en una convulsión interna.

El presidente argentino Alberto Fernández y su séquito llegaron a última hora del lunes a Madrid, donde se reunirá con el rey Felipe VI y el primer ministro Pedro Sánchez.

Fernández aterrizó en la capital española desde Lisboa y luego viajará a París y Roma en un viaje europeo de una semana que vio su parada en Berlín retirada de la agenda a pedido de la canciller Angela Merkel, quien alegó restricciones debidas al covid-19.

Aún se desconoce si el presidente francés, Emmanuel Macron, podrá dar la bienvenida a su colega argentino, en vista de los recientes eventos en Francia, donde se habla de “una guerra civil en ciernes”.

Macron está bajo el fuego de un grupo de oficiales militares que lo culpan por un enfoque laxo en el tema del Islam. Por segunda vez en menos de un mes, un grupo de soldados advirtió a Macron que su país está en peligro de “islamización”. En una segunda carta abierta publicada en un medio ultraconservador, los oficiales exigieron acciones firmes para garantizar la “supervivencia” del país.

La carta fue publicada por la revista Valeurs Actuelles. Fue promovida por militares en actividad, pero de forma anónima, a diferencia de la primera carta que fue endosada y firmada por un grupo de militares retirados el pasado mes de abril. El nuevo texto estaba incluso abierto a la población en general y ya ha sido respaldado por más de 163.000 personas que han advertido a Macron que “se está gestando una guerra civil en Francia” y que el país estaba en peligro de convertirse en “un estado fallido”.

La primera carta fue publicada el 21 de abril, marcando el 60 aniversario del intento de golpe de varios generales estacionados en Argelia contra el general Charles De Gaulle, fue firmada por una veintena de generales, un centenar de altos mandos y más de mil rangos más que advirtieron que “Francia está en peligro” y se declararon dispuestos a “apoyar políticas que tengan en cuenta la salvaguardia de la nación”.

La ministra de Defensa de Francia, Florence Parly, ha respondido que estas cartas utilizan “retórica, vocabulario, tono y referencias de extrema derecha. ... dividir, fracturar nuestra nación en un momento en el que más que nunca necesita unirse”.

Después de la publicación de la segunda carta abierta pero anónima, la líder de extrema derecha Marine Le Pen pidió a los militares descontentos que apoyaran su candidatura en las elecciones presidenciales de 2022. Le Pen dijo que compartía las opiniones de los rebeldes. “Esta es una declaración hecha por miles (...) y que debe ser tomada en serio por el Ejecutivo. Me alivia ver que la Asociación Nacional no es la única que llega a esa conclusión. (...) No hay ningún llamado a la insurrección. Si lo hubiera, no lo apoyaría”, dijo Le Pen el lunes.

Quienes están detrás del texto explicaron su anonimato: “Aunque por reglamento no podemos expresarnos abiertamente, nos es imposible callar”, dijeron.

Uno de los impulsores de la primera carta fue Jean-Pierre Fabre-Bernadac, ex capitán de la Gendarmería, ex oficial del Ejército y responsable de 1993 a 1994 del servicio de orden del Frente Nacional, ahora Grupo Nacional.

Pero el ministro del Interior, Gérald Darmanin, respondió que “cuando quieres ser valiente, das tu nombre. (...) Cuando quieres hacer política, te postulas para las elecciones. En una democracia, aunque a ciertos soldados no les guste, es el pueblo quien decide”.

Luego, el Ejército prometió sanciones “ejemplares”, aunque el carácter anónimo de la carta dificulta cualquier decisión.

Los autores de la nueva carta publicada por la revista conservadora Valeurs Actuelles a última hora del domingo se describieron a sí mismos como soldados franceses en servicio activo, pertenecientes a la generación más joven de militares que vivieron combates reales en los últimos años.

“Somos lo que los periódicos han llamado 'la generación del fuego'. Hombres y mujeres, soldados en actividad, de todos los ejércitos y de todos los rangos, de todas las opiniones, todos amamos a nuestro país. Estos son nuestros únicos reclamos a la fama. Y aunque por ley no podemos expresarnos con la cara descubierta, es igualmente imposible que nos quedemos callados“, se lee en la carta.

La carta acusa al presidente Macron de hacer ”concesiones“ al islamismo en suelo francés, mientras que el ejército del país ha estado derramando su sangre para luchar contra él en ”Afganistán, Mali, la República Centroafricana o en cualquier otro lugar“.

Los autores también han indicado que al menos algunos de ellos han participado en la Operación Sentinelle, lanzada después de los devastadores ataques terroristas de Charlie Hebdo en 2015, y han sido testigos de ciertas comunidades etnorreligiosas en Francia completamente separadas del resto del país. Para tales comunidades, ”Francia no significa más que un objeto de sarcasmo, desprecio o incluso odio“, dice la carta.

Como la carta anterior, esta nueva advierte a las autoridades de la república de una inminente ”guerra civil“, con la propia existencia de Francia en juego. ”Una vez más, la guerra civil se está gestando en Francia y lo saben perfectamente“.

El primer ministro Jean Castex calificó el mensaje como ”una iniciativa contra todos nuestros principios republicanos, el honor y el deber del ejército”.