MercoPress, in English

Jueves, 24 de junio de 2021 - 21:23 UTC

 

 

Cohete chino se desintegra cerca de las Islas Maldivas: nadie resulta herido

Domingo, 9 de mayo de 2021 - 10:00 UTC
El descenso del segmento coincidió con las predicciones de que cualquier residuo habría caído al océano, dado que el 70 por ciento del planeta está cubierto por agua. El descenso del segmento coincidió con las predicciones de que cualquier residuo habría caído al océano, dado que el 70 por ciento del planeta está cubierto por agua.

Se informó que el cohete chino Long March 5B, que estaba sin rumbo fijo de regreso a la Tierra, causando temores sobre dónde podría caer, se desintegró sobre el Océano Índico el domingo sin que se registraran víctimas ni daños.

La nave espacial se puso en órbita el 29 de abril, tras lo cual se perdió el control, lo que generó preocupaciones sobre posibles daños y víctimas al ingresar a la atmósfera de la Tierra, a pesar de las escasas probabilidades. El descenso del segmento coincidió con las predicciones de algunos expertos de que caería en el océano, dado que el 70 por ciento del planeta está cubierto por agua.

”Después del monitoreo y análisis, a las 10:24 (0224 GMT) del 9 de mayo de 2021, los restos de la última etapa del vehículo de lanzamiento Long March 5B Yao-2 han vuelto a entrar en la atmósfera“, dijo la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China en un comunicado en el que proporcionó coordenadas para un punto en el Océano Índico cerca de las Maldivas.

Agregó la nota que la mayor parte del cohete se desintegró y fue destruido durante el reingreso.

El servicio de monitoreo Space-Track, que utiliza datos militares de EE. UU., también confirmó el reingreso. “Todos los que siguen el reingreso de # LongMarch5B pueden relajarse. El cohete ha caído”, tuiteó.

Las autoridades espaciales estadounidenses y europeas se encontraban entre las que rastreaban sus órbitas y trataban de determinar cuándo y dónde podría descender. El secretario de Defensa, Lloyd Austin, había dicho que el ejército estadounidense no tenía planes de derribarlo, pero sugirió que China había sido negligente al dejar que se saliera de órbita.

El año pasado, los escombros de otro cohete cayeron sobre pueblos de Costa de Marfil, causando daños estructurales pero sin heridos ni muertos.

”Una reentrada en el océano siempre fue estadísticamente lo más probable”, tuiteó el astrónomo Jonathan McDowell, de Harvard. “Parece que China ganó su apuesta (a menos que tengamos noticias de escombros en las Maldivas). Pero aún así fue imprudente”. McDowell había dicho anteriormente que China debería rediseñar el Long March-5B para evitar futuros escenarios similares.