MercoPress, in English

Viernes, 14 de mayo de 2021 - 04:15 UTC

 

 

Michael Collins, astronauta del Apolo 11 que orbitó la Luna sin pisarla, muere a los 90 años

Jueves, 29 de abril de 2021 - 07:06 UTC
Michael Collins formó parte de la tripulación del Apolo 11 de tres hombres que logró aterrizar en la Luna el 20 de julio de 1969. Michael Collins formó parte de la tripulación del Apolo 11 de tres hombres que logró aterrizar en la Luna el 20 de julio de 1969.

El tercer hombre de la Misión Apolo 11, Michael Collins, murió el miércoles de cáncer a la edad de 90 años, anunció su familia.

Cuando los astronautas Neil Armstrong y Edwin “Buzz” Aldrin alunizaron a bordo del vehículo Egle en julio de 1969, Collins orbitó el satélite terrestre a bordo del módulo Columbia durante casi 28 horas sin descender, para luego llevar a sus compañeros de regreso a casa.

“Fue un logro maravilloso en el sentido de que la gente de todo el mundo lo aplaudió: norte, sur, este, oeste, ricos, pobres, comunistas, lo que sea”, dijo Collins en una entrevista de 2019.

Collins, quien además de astronauta fue piloto de pruebas y general en la reserva de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, se retiró de la NASA en 1970, apenas un año después de la histórica misión. Trabajó en el Departamento de Estado y en algunos museos antes de abrir su propia empresa de consultoría en 1985.

Junto con sus compañeros en la misión Apolo XI, recibió la Medalla Presidencial de la Libertad en 1969 y la Medalla de Oro del Congreso en 2011.

Con respecto a la exitosa misión, Collins dijo: “Nunca hablamos sobre la posibilidad de quedar varados en la luna, ni siquiera lo insinuamos. Quiero decir que no éramos tontos, sabíamos muy bien que muchas cosas tenían que salir a la perfección para que pudieran salir como se suponía”, agregó.

Collins formó parte de la tripulación del Apolo 11 de tres hombres que efectivamente puso fin a la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética y cumplió el desafío del presidente Kennedy de llegar a la luna a fines de la década de 1960.

Aunque viajó unas 238.000 millas hasta la luna y llegó a 69 millas, Collins nunca puso un pie en la superficie lunar como sus compañeros de tripulación Aldrin y Armstrong, quien murió 2012. Ninguno de los hombres volvió al espacio después de la misión Apolo 11.

“Es parte de la naturaleza humana ir, ver, comprender”, dijo Collins en el décimo aniversario del alunizaje en 1979. “La exploración no es realmente una elección, es un imperativo, y es simplemente una cuestión de tiempo. hasta el momento en que se ejerce la opción“.

”Supongo que eres la única persona que no tiene cobertura televisiva de la escena“, dijo el Control de la Misión por radio a Collins después del aterrizaje. ”Eso está bien. No me importa nada”, respondió.

Después de que Armstrong y Aldrin terminaron sus tareas en la superficie lunar y despegaron en el módulo lunar, Collins fue responsable de volver a acoplar las dos naves espaciales antes de que los hombres pudieran comenzar su regreso a la Tierra. Si algo hubiera salido mal y Aldrin y Armstrong se hubieran quedado atrapados en la superficie de la luna, Collins habría regresado a la Tierra solo.

“Sé que sería un mentiroso o un tonto si dijera que tengo el mejor de los tres asientos del Apolo 11, pero puedo decir con verdad y ecuanimidad que estoy perfectamente satisfecho con el que tengo”, escribió en su autobiografía de 1974.