MercoPress, in English

Miércoles, 20 de octubre de 2021 - 09:20 UTC

 

 

Banco Central de Uruguay preocupado por proyecciones de crecimiento para 2021 en contexto de coronavirus

Viernes, 23 de abril de 2021 - 22:19 UTC
“Lo estamos analizando continuamente y hoy nuestra mejor proyección es del 3,5%”, dijo Labat. “Lo estamos analizando continuamente y hoy nuestra mejor proyección es del 3,5%”, dijo Labat.

El Banco Central de Uruguay dio a conocer este viernes su informe del primer trimestre de 2021 en el que destacó la preocupación de la entidad por “tres riesgos relevantes” en un escenario de crecimiento de apenas 3,5% para este año.

El informe señala que ”el escenario base (...) supone una recuperación en el horizonte de política monetaria“ y ”en este marco, la economía crecería 3,5% promedio anual en 2021 (misma proyección que el Ministerio de Economía y Finanzas) y 3,1% de media anual en 2022“.

Pero a pesar de las afirmaciones, el informe advirtió que las cifras ”siguen siendo bastante inciertas, lo que se refleja en la mayor amplitud del intervalo de confianza” luego de que el Producto Interno Bruto (PIB) cayera un 5,9% en 2020.

El presidente del BCU, Diego Labat, dijo sobre si se va a modificar este cálculo que lo “estamos analizando continuamente y hoy nuestra mejor proyección es del 3,5%”. Añadió que “el mapa de riesgo refleja nuestra preocupación por el coronavirus y cuánto duran estos efectos de emergencia sanitaria”.

Por su parte, el vicepresidente del BCU, Washington Ribeiro, explicó que “la temporada turística fue mala y no nos tomó por sorpresa”, como se preveía en el informe anterior, en referencia al Comité de Política Monetaria (Copom) del BCU del 26 de marzo sobre la apertura de la economía en el tercer trimestre de 2021 cuando se haya logrado -según se espera- la inmunidad colectiva contra el covid-19.

Y el gerente del Área de Política Monetaria del BCU, Leonardo Vicente, señaló que esa era la información disponible antes del Copom y que “lo que no estaba en el escenario base es el resurgimiento de los contagios. No sabemos cómo evolucionará”, admitió.

El nuevo informe destaca “tres riesgos relevantes” para el escenario base de crecimiento del 3,5% este año: “la pérdida del grado de inversión, la desalineación de las expectativas de inflación con respecto al rango meta y una expansión del coronavirus más allá de lo esperado”.

”En cuanto al riesgo 1 (pérdida de grado de inversión), se le asigna una baja probabilidad de ocurrencia“, indicó el informe, como resultado de las medidas del gobierno para reducir gradualmente el déficit fiscal. Luego, sobre el ”desajuste de las expectativas de inflación con respecto al rango meta (riesgo 2), se ha observado que las expectativas de los agentes se han mantenido fuera del rango, exhibiendo rigidez a la baja“, por lo que ameritaba un riesgo ”medio-bajo“ de ocurrencia.

Pero ”la expansión del coronavirus a nivel doméstico (riesgo 3) se identifica como un riesgo con un potencial impacto en la actividad media-alta“, y si ”la tasa de contagios continúa acelerándose, podrían ser necesarias nuevas medidas para restringir la movilidad“, afectando la oferta y demanda de diversas actividades. Por otro lado, este riesgo puede ser mitigado por la rápida expansión del proceso de vacunación, lo que conduciría a menores niveles de infección y muertes en las próximas semanas ”, agregó el BCU.

La tendencia a la baja se revirtió en marzo con la recuperación de áreas como las exportaciones, las importaciones de bienes de capital y energéticos y los índices de consumo público, explicó el informe del BCU. La agricultura y la industria manufacturera estuvieron entre las primeras en recuperarse, mientras que el comercio y los servicios quedaron más rezagados, agregó.

Otras áreas que crecieron rápidamente fueron las telecomunicaciones, por el uso intensivo de datos durante la pandemia, y la construcción, por el inicio de las obras relacionadas con el ferrocarril central y la UPM II ... ”, prosigue el informe.

El documento del BCU también prevé que ”durante 2021 el crecimiento estará impulsado por la recuperación de las exportaciones y la inversión privada, que incluye la inversión relacionada con la planta de celulosa“ y que ”las exportaciones seguirían contribuyendo a la expansión del PIB en 2022, a lo que se añadió el crecimiento del consumo privado“.

”Aún existe un alto nivel de incertidumbre en la evolución futura del PIB, asociado a la velocidad y magnitud de la recuperación luego del shock vinculado a la pandemia“, admitió finalmente el informe.

Los datos para el primer trimestre del PIB se publicarán en junio, sin embargo, el BCU utiliza ”indicadores adelantados de alta frecuencia” para analizar la evolución gradual de la economía.

Categorías: Economía, Política, Uruguay.