MercoPress, in English

Jueves, 22 de abril de 2021 - 10:59 UTC

 

 

Atacante y oficial de policía mueren en un nuevo hecho de violencia frente al Capitolio en Washington DC

Sábado, 3 de abril de 2021 - 06:52 UTC
El conductor se bajó del coche empuñando un cuchillo y fue abatido a tiros por la policía. El conductor se bajó del coche empuñando un cuchillo y fue abatido a tiros por la policía.

Un oficial de policía murió y otro resultó gravemente herido en Washington DC el viernes tras ser embestido por un vehículo poco después de la 1 pm hora local.

El conductor, que se bajó del automóvil empuñando un cuchillo, recibió disparos de loosagentes del orden y finalmente murió en un hospital.

El oficial de policía caído en cumplimiento de su deber fue identificado como William “Billy” Evans, un veterano de 18 años, integrante de la unidad de respuesta inmediata del departamento. Fue la segunda víctima de este tipo este año después de la insurrección del 6 de enero.

El presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, dijo en un comunicado que él y su esposa estaban “desconsolados” por el ataque. “Enviamos nuestro más sentido pésame a la familia del oficial Evans y a todos los que lamentan su pérdida”, dijo Biden. “Sabemos lo difícil que ha sido este momento para el Capitolio, para todos los que trabajan allí y para quienes lo protegen”, agregó.

Biden acababa de salir de la Casa Blanca hacia Camp David cuando ocurrió el ataque.

La jefa interina de la policía del Capitolio, Yogananda Pittman, pidió que “el público siga manteniendo a la Policía del Capitolio de los Estados Unidos y sus familias” en sus oraciones.

“Este ha sido un momento extremadamente difícil para la Policía del Capitolio de los Estados Unidos después de los eventos del 6 de enero y ahora los eventos que han ocurrido aquí hoy”, agregó, aunque no se estableció un vínculo inmediato entre el incidente del viernes y la revuelta del 6 de enero.

Una cerca de alambre de púas que se erigió alrededor de todo el complejo del Capitolio después de la insurrección de comienzos fue desmantelada hace solo dos semanas, debido a que el nivel de amenaza parecía estar disminuyendo.

Robert Contee, jefe interino del Departamento de Policía Metropolitana, dijo que el incidente no parecía estar relacionado con el terrorismo y que la policía no conocía al sospechoso.

El Capitolio se cerró después del incidente, pero el edificio estaba prácticamente vacío dado que el Congreso no estaba en sesión y el ataque ocurrió en Viernes Santo.

El atacante ha sido identificado como Noah Green, un joven de 25 años de Indiana. En publicaciones en las redes sociales previas a los eventos del viernes, dijo que había perdido su trabajo, sufría dolencias médicas y estaba siendo atacado con “control mental”. En Facebook también afirmó ser un devoto seguidor de Louis Farrakhan, el controvertido líder de la Nación del Islam, un grupo religioso nacionalista negro.

“Estamos devastados por compartir la triste noticia de que uno de nuestros oficiales involucrados en el incidente de esta tarde falleció”, dijo la Policía del Capitolio en un comunicado. Evans, oficial de la Policía del Capitolio desde 2003, murió en un hospital por las heridas sufridas en el ataque.

La mayoría de los 535 miembros del Congreso estaban ausentes durante el receso cuando ocurrió el ataque. Soldados de la Guardia Nacional y policías con escudos antidisturbios respondieron al incidente que provocó un cierre de dos horas para miles de miembros del personal del Congreso que trabajaban en el complejo del Capitolio.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ordenó que las banderas en el Capitolio ondearan a media asta luego del incidente y prometió que habría “una investigación rápida y completa sobre este atroz ataque”.

El oficial de policía del Capitolio Brian Sicknick había muerto en la revuelta de enero.

Categorías: Política, Estados Unidos.