MercoPress, in English

Martes, 20 de abril de 2021 - 11:50 UTC

 

 

Bolsonaro reorganiza el gabinete de Brasil: busca enfrentar el Covid-19 desde otro ángulo

Martes, 30 de marzo de 2021 - 09:57 UTC
La semana pasada, Bolsonaro también nombró al cardiólogo Marcelo Queiroga para convertirse en el cuarto ministro de Salud en un año. La semana pasada, Bolsonaro también nombró al cardiólogo Marcelo Queiroga para convertirse en el cuarto ministro de Salud en un año.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dispuso el lunes una reorganización considerable de su gabinete al aceptar las renuncias de seis asesores principales y nombrar a sus sucesores.

Los cambios más significativos involucraron Relaciones Exteriores, Defensa y Justicia, en un momento en el que la imagen del gobierno está debilitada y bajo presión por la forma en que se ha manejado la pandemia del coronavirus.

Los nuevos funcionarios son:

• Ministro de Defensa: General Walter Souza Braga Netto;
• Ministro de Relaciones Exteriores: Embajador Carlos Alberto Franco Francia;
• Secretaría de Gobierno de la Presidencia: Diputada Federal Flávia Arruda;
• Fiscal General de la Federación: André Luiz de Almeida Mendonça.
• Casa Civil de la Presidencia: General Luiz Eduardo Ramos Baptista Pereira;
• Ministerio de Justicia y Seguridad Pública: Delegado de la Policía Federal Anderson Gustavo Torres.

El canciller Ernesto Araújo, cuyo puesto ya se veía insostenible desde días atrás con motivo de las fuertes acusaciones en su contra de parte de legisladores como consecuencia de su presunta responsabilidad en la interrupción de una compra de vacunas covid-19 debida a sus altercados con China.

Araújo integró el gobierno de Bolsonaro desde la toma de posesión del presidente en enero de 2019.

La diputada Flávia Arruda se convirtió en la tercera mujer en el gabinete de 22 miembros, ya que fue nombrada para encabezar la Secretaría de la Presidencia (un cargo de igual rango al de un ministro).

La semana pasada, Bolsonaro también nombró al cardiólogo Marcelo Queiroga, quien se convirtió en el cuarto Ministro de Salud en un año en lugar del general Eduardo Pazuello, duramente criticado por su manejo de la pandemia.

Bajo la conducción de Araújo, la diplomacia brasileña fue la última en reconocer la victoria de Joseph Biden en las elecciones estadounidenses.

Las disputas del ministro saliente con China también afectaron el comercio agroindustrial del país. El año pasado, Araújo defendió al hijo del presidente, el diputado Eduardo Bolsonaro, quien había sido criticado por el embajador chino en Brasilia por anunciar que Brasil buscaría “una alianza global para un 5G seguro, sin espías desde China”. Sus críticos culpan a estas actitudes por los retrasos en la obtención de vacunas contra el covid-19.

En su carta de renuncia, Araújo afirmó que esta teoría es una “narrativa falsa e hipócrita” montada en su contra, al servicio de “intereses ocultos, nacionales y extranjeros”. Aregó que puso a disposición su cargo “en beneficio del proyecto de transformación nacional” que encabeza Bolsonaro.

El nuevo canciller, Carlos Alberto Franco França, de 56 años, es un diplomático de carrera que se ha desempeñado como asesor especial del Presidente. También ocupó cargos en las delegaciones brasileñas en Bolivia, Paraguay y Estados Unidos. Sus logros académicos incluyen una tesis sobre integración energética entre Brasil y Bolivia.

Los analistas han señalado que Bolsonaro ha estado enfrentando una presión cada vez mayor de sus aliados en el Congreso, quienes pidieron cambios de rumbo en medio de su cuestionada gestión de la pandemia.

En el caso de Araújo, “la causa más importante de la caída fue la dificultad de Brasil para acceder a las vacunas”, dijo el politólogo Mauricio Santoro, de la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ). “Pero también pesaron factores como los conflictos por el medio ambiente y sus dificultades en el diálogo con los principales socios comerciales de Brasil: China, Estados Unidos, Argentina, la Unión Europea”, agregó.

Según fuentes diplomáticas, India, socio de BRICS, un importante fabricante de vacunas covid, también expresó su decepción por la negativa de Brasil a adherirse a las propuestas de Nueva Delhi de romper las patentes de los grandes laboratorios que fabrican vacunas.

La vacunación en Brasil, que comenzó en enero, sufrió varias interrupciones. Hasta el momento, solo 13,6 millones de personas han sido vacunadas con la primera dosis y 4 millones con la segunda, en este país de 212 millones de habitantes.

Categorías: Ciencia y salud, Política, Brasil.