MercoPress, in English

Jueves, 22 de abril de 2021 - 11:28 UTC

 

 

Uruguay cierra fronteras de 21 de diciembre a 10 de enero; fiestas con burbujas de máximo de 10 personas

Jueves, 17 de diciembre de 2020 - 09:44 UTC
El presidente Luis Lacalle Pou al centro junto al Secretario del Ejecutivo Alvaro Delgado y el Sub Secretario, Rodrigo Ferrés El presidente Luis Lacalle Pou al centro junto al Secretario del Ejecutivo Alvaro Delgado y el Sub Secretario, Rodrigo Ferrés

Uruguay suspenderá el ingreso al país desde el 21 de diciembre hasta el 10 de enero, debido al aumento de casos y de fallecidos por coronavirus, anunció el presidente Luis Lacalle Pou.

Tras una reunión con el Consejo de Ministros y consultas con el equipo de Asesores Científicos, Lacalle Pou anunció también restricciones y cambios en el aforo en los ómnibus y los comercios, y también la suspensión de los espectáculos públicos, entre otras medidas preventivas.

Uruguay está en su primera ola de contagios de coronavirus, dijo, más temprano, el investigador Rafael Radi, del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) que trabaja con el Gobierno, en momentos en que el país registró por primera vez, la muerte de cuatro personas en un día, con las que superó las 100 víctimas mortales.

“En Uruguay ya se pasó de una etapa de solo brotes de casos a la circulación comunitaria en la zona metropolitana y está en su primera ola de contagios. No habíamos tenido una primera ola aún por el conjunto de medidas que se habían desarrollado”, expresó Radi en conferencia de prensa.

Desde fines de noviembre, Uruguay viene experimentando un aumento exponencial de los casos diarios, de los activos y de los fallecimientos, lo que obligó al Ejecutivo a adelantar el anuncio de nuevas medidas

“Hoy se confirmaron cuatro nuevos fallecimientos por coronavirus en nuestro país. Se trata de cuatro pacientes de Montevideo de 85, 91, 93 y 96 años. Hasta el momento son 102 las defunciones por Covid-19 en Uruguay”, dijo el estatal Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) en su reporte diario.

Asimismo, las autoridades detectaron el miércoles 476 casos nuevos de Covid-19 al realizar 7.410 análisis.

Actualmente hay 3.649 casos activos, 44 de ellos se encuentra en cuidados intensivos y ninguno en cuidados intermedios.

Desde que se declaró la emergencia sanitaria el 13 de marzo en el país, con la aparición de los primeros infectados, se han procesado 528.583 test y se han registrado 10.893 casos positivos de Covid-19; de ese total, 7.142 ya se recuperaron.

Ante esta situación el gobierno decidió la reglamentación del derecho de reunión para casos que atenten contra la salud en la emergencia sanitaria, límite al aforo de ómnibus interdepartamentales y subsidio a las empresas de transporte, suspensión del ingreso al país, adelanto de licencias en la Administración Central y teletrabajo en oficinas del Estado son algunas de las disposiciones anunciadas por el presidente Luis Lacalle Pou
Detalló, siguiendo pautas planteadas por el GACH, que en estos 9 meses de pandemia Uruguay no padeció la primera ola. La segunda ola del mundo es nuestra primera hora, situación que se produjo hace unas semanas, dijo.

Afirmó que hasta ahora Uruguay estuvo con su economía abierta; la educación finalizará este viernes 18 su ciclo lectivo y se desarrolló una vida social, cultural y deportiva. Incluso así, señaló que los indicadores sanitarios y económicos son sensiblemente menores a países del primer mundo sin apertura económica ni vida social.

El presidente reiteró la indicación del GACH, que recomienda un límite de diez personas en las reuniones familiares. Ahora, dijo, “es tiempo de convencer, disuadir y disolver las reuniones”.

“Ahora entramos en otra fase, que todos suponemos, empieza a terminar cuando tengamos la vacuna”, indicó. Sobre el tema, Lacalle Pou aseguró que se busca la mejor en el menor tiempo posible.

El mandatario dijo que el Gobierno “defiende a capa y espada” no establecer un confinamiento obligatorio de la población. “El ‘quedate en casa’ está desgastado, cada uno sabe lo que puede hacer”, dijo Lacalle Pou. “Si la gente puede quedarse en la casa, que se quede, pero no es obligatorio”, remarcó.

El presidente informó que el Poder Ejecutivo remitirá al Parlamento un proyecto de ley que reglamente el derecho de reunión, en base a lo previsto por el artículo 38 de la Constitución, cuando atente de forma notoria la salud pública. Además, se definirá legalmente el concepto de aglomeración.

Por otra parte, el ingreso al país será suspendido desde el 21 de diciembre hasta el 10 de enero de 2021, excepto para los uruguayos que hayan adquirido su pasaje al día 16 de diciembre, y el transporte de cargas. Para esas mismas fechas, se suspenden los espectáculos públicos y se coordinará con el Congreso de Intendentes, para que esta disposición se aplique en todos los departamentos.

Las licencias del personal de la Administración Pública serán adelantadas, en coordinación con los gremios. También se exigirá el cumplimiento del teletrabajo en ese sector. La presencialidad se implementará para casos excepcionales por la naturaleza del servicio.

En el referido sector, los mayores de 65 años no concurrirán a las oficinas. Se cancelan las actividades de jerarcas, como inauguraciones, reuniones, exposiciones, salvo fundadas razones.

Además, se insta al sector privado a adoptar las medidas laborales similares. En base al asesoramiento técnico recibido, las reuniones privadas no podrán superar las diez personas, con prevalencia del concepto de “burbuja”.

Por otra parte, se reanuda la actividad de los gimnasios en lugares cerrados con un aforo del 30% y una hora de permanencia como máximo, sin habilitación de vestuarios.

La cantidad de pasajeros del transporte interdepartamental se limitará al 50% en los momentos de mayor movilidad. Se subsidiará la pérdida que eventualmente puedan sufrir las empresas. La medida rige del 21 de diciembre al 10 de enero.

Los shoppings y demás centros comerciales extenderán su horario de atención y se disminuirá el aforo previsto en los protocolos actuales. La actividad comercial de restaurantes, bares, pubs y comercios similares finalizará a la medianoche. Las ferias tradicionales también deberán cumplir con limitación de aforo. Se facultará al Gobierno a multar, en algunos casos, cuando las personas no usen tapabocas.