MercoPress, in English

Martes, 19 de octubre de 2021 - 06:03 UTC

 

 

Falklands define como se registrará a individuos que alteran el orden público

Viernes, 2 de octubre de 2020 - 09:50 UTC
El despliegue de algunos símbolos por visitantes generan temor e inquietud en la comunidad de las Falklands (Foto Clarin) El despliegue de algunos símbolos por visitantes generan temor e inquietud en la comunidad de las Falklands (Foto Clarin)
Para MLA Mark Pollard el marco aprobado ofrece el umbral apropiado para cuando una persona puede ser expuesta a un rechazo automático en el futuro Para MLA Mark Pollard el marco aprobado ofrece el umbral apropiado para cuando una persona puede ser expuesta a un rechazo automático en el futuro

El Consejo Ejecutivo de las Islas Falkland aprobó el nuevo marco para la evaluación a quien se puede considerar o describir como “persona prohibida”. Bajo el paraguas de un enfoque más amplio, el tema también refiere a los reiterados problemas ocasionados por las visitas de algunos argentinos, cuya conducta desplegando símbolos de forma provocativa o, desconociendo consejos o a las autoridades locales, ocasionan alarma, estrés y hasta temor entre la población de las Islas.

Si bien un punto álgido, y emotivo, es el de las visitas al cementerio militar argentino en Darwin, en los hechos, los Isleños responsables por su mantenimiento, y representantes de las Familias de Caídos en Malvinas, ya han alcanzado un entendimiento por escrito, sobre cómo proceder en el camposanto, para evitar innecesarios desbordes, y aunque en ocasiones muy en los límites, ha probado ser un antecedente responsable en la materia.

Hasta ahora quienes eran excluidos de ingresar a las Islas Falkland, lo eran bajo la aplicación de la Ordenanza de Inmigración, la cual establecía que, “Si quien toma la decisión entiende que hay razonables motivos para sospechar, en base a los hechos disponibles, que el individuo o su presencia en las Islas Falkland no sería conducente al bien público”. Empero no existía una guía interpretativa en cuanto a lo que se consideraba, “no conducente al bien público”“. Y eso tenía que ser remediado.

El legislador electo MLA Mark Pollard dijo sobre la nueva guía interpretativa que ”el marco aprobado nos ofrece el umbral apropiado para cuando una persona puede ser expuesta a un rechazo automático en el futuro, y también refiere a los requisitos a notificar al individuo por su estatus de 'persona prohibida' y “como una solicitud para su revocación debe ser tratada”.

Hay varios casos distintos que califican para la prohibición. Incluyen razones de seguridad nacional, las cuales refieren a delitos terroristas; delitos comunes en los cuales el individuo es igualmente considerado muy peligroso; delitos internacionales, incluye crímenes de guerra y tortura; corrupción como pueden ser evasión impositiva, lavado de activos, soborno o fraude. También el extremismo es motivo de exclusión, “a menos que quede claro que se han retractado públicamente de sus opiniones” además de “las conductas inaceptables”.

La guía interpretativa lo define como apelar a medios escritos, orales u otros métodos para expresar opiniones que provocan, justifican o glorifican la violencia, ocasionan acoso, alarma y estrés que impacta sobre el orden público, o alientan el odio que puede llegar a agitación y/o violencia en la comunidad.

El documento especifica que el umbral para la actuación policial debe ser alto, y se ofrecen ejemplos relativos a temas de particular interés en las Falklands. En el primer ejemplo es un individuo flameando una bandera argentina en el muelle público.

Se llama a la policía; se le solicita al individuo que guarde la bandera. Accede al requerimiento. La evaluación del individuo como potencialmente “persona prohibida” no queda registrada.

En el segundo ejemplo, el mismo individuo se rehúsa a guardar la bandera, y continúa a flamearla, obligando a la policía a actuar. La actitud del individuo es ahora suficiente para registrarlo como “persona prohibida” bajo el concepto de “conducta inaceptable”. (Penguin News)

Categorías: Política, Falklands-Malvinas.