MercoPress, in English

Martes, 29 de setiembre de 2020 - 11:35 UTC

 

 

Brasileña establece récord mundial femenino al surfear una ola de 22,4 metros

Viernes, 11 de setiembre de 2020 - 09:09 UTC
Con el récord de febrero no solo superó su registro de 20,7 metros en 2018, sino que es la ola más grande montada por cualquier surfista en el último año. Con el récord de febrero no solo superó su registro de 20,7 metros en 2018, sino que es la ola más grande montada por cualquier surfista en el último año.

La brasileña Maya Gabeira superó su propio récord mundial, al montar la ola más grande surfeada por una mujer, de 22,4 metros, en la playa portuguesa de Nazaré, el lugar en el que se fracturó una pierna y casi se ahoga en 2013.

Con este récord establecido en febrero no solo superó su registro de 20,7 metros establecido en 2018, también en Nazaré, sino que es la ola más grande montada por cualquier surfista en el último año.

“Este récord mundial realmente me parece bastante sorprendente porque el tamaño de la ola fue mayor que el tamaño de las olas montadas por los hombres este año”, dijo Gabeira. “Significa que una mujer montó la ola más grande del año y eso para mí es una locura”.

El récord mundial masculino es de 24,4 metros.

En 2019, la WSL también se convirtió en uno de los primeros organismos deportivos profesionales en introducir premios en dinero iguales para hombres y mujeres.

Al principio de su carrera, los críticos decían que la temeraria Gabeira ponía en riesgo tanto a ella misma como a otras personas, especialmente después del accidente ocurrido hace siete años en el que salió del agua inconsciente.

“Después del accidente, durante muchos años, creo que hasta 2018, intenté superar mi trauma y, a veces, el surf no era tan divertido y no me generaba tanto placer”, dijo la brasileña.

Sin embargo, después del accidente comenzó a entrenar y se preparó para las inevitables caídas, lo que le dio la confianza para enfrentar olas como la que montó en Nazaré.

“La velocidad era mucha, pero el ruido que hizo la ola cuando rompió me hizo darme cuenta de que esta era probablemente la ola más grande que jamás había montado”, confesó.