MercoPress, in English

Viernes, 7 de octubre de 2022 - 13:10 UTC

 

 

Otro round en la lucha de desgaste entre Bolsonaro y su ministro de Salud

Jueves, 16 de abril de 2020 - 08:32 UTC
Las discrepancias entre Bolsonaro y Mandetta provocaron la renuncia del secretario de Vigilancia Sanitaria, Wanderson de Oliveira, pero luego rechazada Las discrepancias entre Bolsonaro y Mandetta provocaron la renuncia del secretario de Vigilancia Sanitaria, Wanderson de Oliveira, pero luego rechazada

La tensión entre el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su ministro de Salud, Luiz Mandetta, por sus diferencias sobre el manejo de la pandemia de Covid19 sumó un nuevo capítulo con la renuncia, finalmente rechazada, de un funcionario clave de esa área.

Mientras tanto, el país registró el miércoles la cantidad más alta de contagios de coronavirus en 24 horas, con 3.058, y por segundo día consecutivo el número diario de muertos superó los 200, por lo que el total de contagios era de 28.320 y el de decesos, de 1.736, informó el Ministerio de Salud.

Las discrepancias entre Bolsonaro y Mandetta provocaron la renuncia del secretario de Vigilancia Sanitaria, Wanderson de Oliveira, informada temprano por el Ministerio de Salud y luego rechazada.

“Estamos juntos y continuamos juntos; él dijo que salía, yo le dije que no aceptaba, y aquí estamos; estamos juntos y saldremos juntos”, dijo Mandetta, junto a De Oliveira, en la conferencia de prensa diaria en la que las autoridades sanitarias publican el balance diario de la situación del coronavirus, informó la agencia de noticias.

De Oliveira, quien coincide con Mandetta en recomendar la generalización de la cuarentena, a la que Bolsonaro se opone, anunció su decisión de renunciar y divulgó una carta al personal del Ministerio, en la que sostenía que “infelizmente, ha llegado el momento de la despedida”, según el diario digital local O Antagonista.

El secretario reveló además una conversación con el ministro, en la que este supuestamente le dijo que su propia salida “está prevista para las próximas horas o días”, aunque sin saber cuál “será el momento exacto”, y subrayó en la nota que “la gestión de Mandetta se acabó”.

Los roces entre Bolsonaro y Mandetta comenzaron hace semanas y fueron agravándose al mismo ritmo con que el coronavirus se expandió en Brasil, especialmente en los estados San Pablo y Río de Janeiro, los más afectados.

Mientras Mandetta defendió las medidas de distanciamiento social y otras restricciones adoptadas por gobernadores, Bolsonaro las rechazó con el pretexto de que el efecto que tendrán sobre la economía será “peor” incluso que el coronavirus, al que que tildó de “gripecita”.

Pese a todo, Mandetta -cuya popularidad más que duplica a la de Bolsonaro, según las últimas encuestas- había dicho que no se irá del gobierno si no lo echan, porque “un médico no abandona a su paciente”.

Sin embargo, esta noche relativizó esa posibilidad y dijo que podría dejar el cargo si ocurriera una de tres causas: “Si el presidente no quiere más mi trabajo, si eventualmente me enfermo y no puedo continuar, o si siento que mi trabajo ya no es necesario porque de alguna manera hemos superado este estrés”, explicó.

Categorías: Ciencia y salud, Política, Brasil.