MercoPress, in English

Lunes, 8 de agosto de 2022 - 04:39 UTC

 

 

Brasil bota primero de cuatro submarinos “Scorpene” de tecnología francesa

Lunes, 17 de diciembre de 2018 - 08:22 UTC
Riachuelo forma parte del Programa de Desarrollo de Submarinos en ejecución  desde 2008 bajo el acuerdo con Francia Riachuelo forma parte del Programa de Desarrollo de Submarinos en ejecución desde 2008 bajo el acuerdo con Francia
Según la Marina brasileña, ya se invirtieron unos US$ 4.460 millones en el programa, y la previsión es que hasta 2029 se llegue a unos US$ 9.000 millones Según la Marina brasileña, ya se invirtieron unos US$ 4.460 millones en el programa, y la previsión es que hasta 2029 se llegue a unos US$ 9.000 millones
El Riachuelo de 72 metros de longitud, desplaza 1.800 toneladas y con capacidad para 35 tripulantes durante 70 días a unos 300 metros de profundidad El Riachuelo de 72 metros de longitud, desplaza 1.800 toneladas y con capacidad para 35 tripulantes durante 70 días a unos 300 metros de profundidad

Brasil botó al mar el primero de cinco submarinos que construye gracias a un acuerdo militar firmado con Francia, el cual prevé cuatro unidades convencionales y uno nuclear hasta 2022.

El submarino, bautizado Riachuelo, fue lanzado el viernes al mar en Itaguaí, en el litoral de Río de Janeiro, ante la presencia del presidente brasileño, Michel Temer, y de su futuro sucesor, Jair Bolsonaro.

“El día 14 de diciembre de 2018 es una fecha que quedará marcada en nuestra historia. El lanzamiento al mar del primer submarino de fabricación nacional, motivo de un inmenso orgullo para todos los brasileños”, aseguró Temer en un breve pronunciamiento.

El submarino forma parte del Programa de Desarrollo de Submarinos (Prosub), en funcionamiento desde 2008 bajo el acuerdo con Francia que contempla la transferencia de tecnología y cooperación militar.

Según la Marina brasileña, ya se invirtieron 17.400 millones de reales (unos 4.460 millones de dólares) en el programa, y la previsión es que hasta 2029 se llegue a los 35.000 millones de reales (unos US$ 9.000 millones).

El Riachuelo tiene 72 metros de longitud, desplaza unas 1.800 toneladas y tiene una capacidad para mantener a 35 tripulantes durante 70 días a unos 300 metros de profundidad. Puede alcanzar los 20 nudos (37 kilómetros por hora) de velocidad y dispone de misiles, torpedos y minas como armamento.

Temer agregó que Brasil es un país de vocación pacífica que “construye su submarino, no para amenazar a alguien, no para perturbar la tranquilidad de las aguas internacionales”, sino “porque un país con más de 7.000 kilómetros de costa, no puede prescindir de instrumentos para la defensa de su soberanía y sus riquezas marinas”.

Durante los próximos dos años, el Riachuelo será sometido a varias pruebas para comprobar su funcionamiento y el de su equipamiento. Según el cronograma previsto, Brasil botará un nuevo submarino en 2020, otro en 2021 y el cuarto en 2022.

Brasil cuenta con cinco submarinos: uno de clase Tikuna, construido en el país sudamericano y que opera desde 2008, y cuatro del tipo Tupi, uno de ellos fabricado en Alemania y los otros tres montados en Brasil, aunque sin la transferencia de tecnología.

Categorías: Política, Brasil.