MercoPress, in English

Viernes, 14 de mayo de 2021 - 04:28 UTC

 

 

Inscriben a Lula como candidato presidencial, pero todo indica que Haddad será el porta estandarte del PT

Jueves, 16 de agosto de 2018 - 13:17 UTC
“¡Registro en manos! Ahora está oficializada la candidatura de Lula oficial para las elecciones de 2018. Lula es candidato”, escribió Gleisi Hoffmann “¡Registro en manos! Ahora está oficializada la candidatura de Lula oficial para las elecciones de 2018. Lula es candidato”, escribió Gleisi Hoffmann
Unos diez mil manifestantes de organizaciones de izquierda convocadas a las marchas “Lula libre” llegaron a Brasilia para reclamar la libertad del líder Unos diez mil manifestantes de organizaciones de izquierda convocadas a las marchas “Lula libre” llegaron a Brasilia para reclamar la libertad del líder
La ex presidente Dilma Rousseff se dirigió a la multitud denunciando a “golpistas” que al derrocarla pusieron fin a un ciclo de 13 años de gobiernos de izquierda La ex presidente Dilma Rousseff se dirigió a la multitud denunciando a “golpistas” que al derrocarla pusieron fin a un ciclo de 13 años de gobiernos de izquierda

El miércoles el Partido de los Trabajadores inscribió oficialmente la candidatura del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva para la elección presidencial de octubre, a pesar que actualmente cumple una condena de 12 años por corrupción pasiva y lavado de dinero.

 “¡Registro en manos! Ahora está oficializada la candidatura de Lula oficial para las elecciones de 2018. Lula es candidato”, escribió en las redes sociales el sitio oficial del PT, mostrando una foto de su presidenta, Gleisi Hoffmann, enarbolando el documento tras realizar la gestión ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) en Brasilia.

“¡Este es el registro de la osadía del pueblo brasileño!”, proclamó Walter Freitas, el líder de la Central Única de Trabajadores (CUT), una de las organizaciones de izquierda que convocó a las marchas “Lula libre”, las cuales llegaron el martes a Brasilia para reclamar la libertad del ex Mandatario.

La ex presidente Dilma Rousseff, quien fue destituida en 2016 por el Congreso, se dirigió a la multitud denunciando a los “golpistas” que al derrocarla pusieron fin a un ciclo de 13 años de gobiernos de izquierda. “Ellos creían que no íbamos a resistir, pero permanecimos de pie, hemos enfrentado a esos golpistas. Lula es candidato y representa a la democracia en nuestro país”, declaró.

Empero la situación no es clara. El problema es que la llamada ley de “ficha limpia”, una iniciativa popular respaldada por el PT en el Congreso y promulgada por el mismo Lula antes de dejar el poder en 2010, impide presentarse a comicios a personas condenadas en segunda instancia por delitos contra la administración pública, tal cual su situación.

Por tanto se abre ahora un período de revisión de las postulaciones que culminará el 17 de septiembre y que, se supone, terminará con la definitiva inhabilitación de Lula. De ahí que las miradas tendrían que posarse en el número dos de la fórmula, el ex ministro de Educación y ex alcalde de San Pablo, Fernando Haddad.

Internamente el PT ya sabe que Haddad va a ser el candidato oficial, pero las
transfusiones de carisma siempre son operaciones complejas, sobre todo cuando Haddad registra una bajísima intención de voto propia, aunque el líder de la izquierda brasileña demostró saber realizarlas en 2010, cuando se hizo suceder por Dilma Rousseff.

Pero las circunstancias eran otras, Lula estaba en su apogeo con un 80% de aprobación, y hoy Brasil se encuentra polarizado, y el ex presidente cuenta con un 33% de apoyo, e igual o más nivel de rechazo. Por tanto lo mejor que pueda ocurrir es que Haddad llegue a la segunda vuelta y que el rival sea el ultraderechista Jair Bolsonaro, segundo en las encuestas pero también con un nivel de rechazo elevado.

La extrema fragmentación del tablero preelectoral hace posible pensar casi cualquier alquimia incluso cuando faltan menos de dos meses para la primera vuelta. En ese contexto, hasta Bolsonaro tiene chances, aunque meta miedo con sus expresiones racistas, misóginas, homofóbicas y de defensa de la dictadura y las torturas.

Categorías: Política, Brasil.