MercoPress, in English

Sábado, 4 de diciembre de 2021 - 14:02 UTC

 

 

Alternativa para Alemania: versión teutona de Trump: nada de Islam y recuperar al país

Miércoles, 27 de setiembre de 2017 - 11:25 UTC
 AfD es liderado por el ex integrante de la UDC de Merkel, Alexander Gauland, y la doctora en Economía y ex asesora del grupo Goldman Sachs, Alice Weidel AfD es liderado por el ex integrante de la UDC de Merkel, Alexander Gauland, y la doctora en Economía y ex asesora del grupo Goldman Sachs, Alice Weidel
Weidel es lesbiana, una situación poco común para una representante de la ultraderecha. Su figura dio pie a los gay patriotas “Alternativa Homosexual” Weidel es lesbiana, una situación poco común para una representante de la ultraderecha. Su figura dio pie a los gay patriotas “Alternativa Homosexual”
Gauland denunció una “islamización creciente de Alemania”; dice que islam no es religión sino una “doctrina política” y el terrorismo tiene “sus raíces en el Corán”. Gauland denunció una “islamización creciente de Alemania”; dice que islam no es religión sino una “doctrina política” y el terrorismo tiene “sus raíces en el Corán”.

Los comicios federales que se llevaron a cabo este domingo en Alemania no llamaron la atención por el nuevo triunfo de la canciller Angela Merkel -situación predecible basándose en los sondeos preliminares- sino que han sido los resultados del partido Alternativa para Alemania (AfD) los que más repercusión generaron a nivel mundial.

 El motivo de esto es claro: Esta es la primera vez desde el fin de la Segunda Guerra Mundial que un bloque de ultraderecha llega al parlamento alemán.

El pacto, fundado en el año 2013, es liderado por el ex integrante de la Unión Demócrata Cristiana de Merkel, Alexander Gauland, y la doctora en Economía y ex asesora del grupo Goldman Sachs, Alice Weidel. Ellos representan dos miradas muy distintas que tienen como punto común el descontento con cómo está Alemania en la actualidad.

Por un lado, Weidel es lesbiana, una situación poco común para una representante de la ultraderecha. Su figura dio pie para la creación de la agrupación gay patriota “Alternativa Homosexual”, la que está formada por homosexuales de distintas procedencias que no están de acuerdo con las posturas de la izquierda, sector que históricamente ha defendido sus derechos.

Gauland, en cambio, representa a aquellas personas que alguna vez apoyaron al partido de la canciller Angela Merkel, pero que con el tiempo se fueron desencantando con sus manera de llevar al país y dejaron de sentirse parte de su bloque.

“Vamos a recuperar nuestro país y a nuestra gente”, señaló el político tras conocer los buenos resultados obtenidos en las encuestas.

Además de sus críticas a las autoridades actuales, los líderes de AfD comparten un discurso polémico y provocador, que ha generado temor y molestia en los otros sectores de la política germana. Sin embargo, es Gauland quien representa la vertiente más extrema de la derecha.

Durante la campaña denunció una “islamización creciente de Alemania” y aseguró que el islam no es una religión sino una “doctrina política”, y que el terrorismo tiene “sus raíces en el Corán”.

La AfD es partidaria de una salida de Alemania del euro y defiende una postura tradicional sobre la familia. También reclama la anulación del Acuerdo de París sobre el cambio climático. Las críticas a la migración también se transformaron en un eje fundamental de la propaganda electoral de este partido.

Categorías: Política, Internacional.