MercoPress, in English

Jueves, 21 de octubre de 2021 - 13:45 UTC

 

 

Falklands celebró el arribo de las primeras familias, con nueve generaciones en las Islas

Miércoles, 18 de enero de 2017 - 13:35 UTC
Los descendientes de los Biggs reunidos este domingo en el campo de fútbol de la capital Stanley Los descendientes de los Biggs reunidos este domingo en el campo de fútbol de la capital Stanley
La legisladora MLA Jan Cheek cuyas raíces se remontan a esos pobladores que ayudaron a fundar la capital Stanley La legisladora MLA Jan Cheek cuyas raíces se remontan a esos pobladores que ayudaron a fundar la capital Stanley

El domingo pasado los habitantes de las Islas Falklands celebraron el arribo hace 175 años, en 1842 del bergantín Hebe con el primer gobernador, Ingeniero Real Tte Richard Moody, junto a los zapadores y tuneleros que lo acompañaron y sus familias, cuyos descendientes ayudaron a poblar las Islas.

 Entre ellos se encontraban los apellidos de miembros de la tropa de línea Biggs, Yates, Herkes, quienes al igual que tantos otros anteriormente habían llegado desde Inglaterra a la búsqueda de un mejor futuro para sus familias. Se trataba de un gran desafío que comenzaba con un viaje de tres meses que arrancaba en Gravesend.

Por ejemplo los cuatro pequeños Biggs y uno de dos hijos nacidos en las Islas luego que llegaran generaron con los años 38 descendientes de los cuales muchos Isleños son descendientes a través de casamientos con otros pobladores que arribaran más tarde y hasta con las familias Watson y Pitaluga quienes ya estaban en las Islas cuando llegó el grupo del gobernador Moody.

En efecto según la legisladora electa Jan Cheek, descendiente de James y Margaret Biggs, la pareja tiene que haber sobrevivido muchos desafíos y desencantos, y aunque estaban acostumbrados a las mudanzas (se casaron cuando él estaba apostado en Gibraltar), la aventura al sur fue la más extrema de todas.

James terminó como jardinero del grupo y con su esposa se instaló en una choza muy precaria y necesitada de reparaciones. En uno de los primeros censos de las Islas aparecen como dueños de dos cabras, un cerdo y un perro.

A poco de haber llegado se tomó la decisión de trasladar el asentamiento que el gobernador Moody pensaba llamar Anson. Se trataba de la construcción de una nueva capital, Stanley (anteriormente Port Jackson). Una movida en la cual seguramente James y sus compañeros jugaron un papel mayor en hacer una villa prácticamente de la nada.

Según explica MLA Jan Cheek, no es sorprendente por tanto que vistas sus experiencias y la época en que les tocó vivir, ambos James y Margaret, fallecieran cuando rondaban los cuarenta años. El hijo mayor William tenía once años cuando llegaron a las Falklands y el menor James Samuel apenas un bebé.

Pero eso no impidió que el último integrante del árbol familiar, Finn, sea en definitiva la novena generación ininterrumpida de la familia en las Falklands y descendiente de James Samuel, concluyó MLA Jan Cheek.

 

Categorías: Política, Falklands-Malvinas.