MercoPress, in English

Lunes, 15 de agosto de 2022 - 07:54 UTC

 

 

Políticas monetarias “acentuaron la desigualdad y es necesario ayudar a pequeñas y medianas empresas”

Jueves, 28 de abril de 2016 - 10:51 UTC
“El problema principal es el acceso al crédito para pequeñas y medianas empresas, es llevar el flujo de dinero a la economía real”, dijo Stiglitz. “El problema principal es el acceso al crédito para pequeñas y medianas empresas, es llevar el flujo de dinero a la economía real”, dijo Stiglitz.

El ganador del Premio Nobel, Joseph Stiglitz, dijo que las políticas monetarias exacerbaron la desigualdad y es necesario reencaminarlas para que apunten mejor a hacer que fluya dinero hacia las economías y a ayudar a las pequeñas y medianas empresas.

 En una entrevista con Bloomberg Television, el economista dijo que políticas como la flexibilización cuantitativa -como las que impulsó Estados Unidos y Europa después de la crisis de 2008 para aumentar la circulación de dinero- eran una “versión de la economía del derrame” y que el aumento posterior de los precios de los activos sólo benefició a los miembros más ricos de la sociedad.

“El problema principal es el acceso al crédito para pequeñas y medianas empresas, es llevar ese flujo de dinero a la economía real”, dijo Stiglitz. Está “bien tener una burbuja en el mercado bursátil si uno tiene muchas acciones. Pero si uno forma parte del 80% inferior de Estados Unidos, tiene pocas acciones y no salta de alegría ante el aumento de las acciones. Admitámoslo, la enorme mayoría de nuestro accionario es propiedad del 1% de la población”.

Los comentarios de Stiglitz llegan en un momento en el que algunos bancos centrales del mundo se ven obligados a echar más mano a sus herramientas de política económica para contribuir a sostener sus economías. Como a las autoridades económicas les cuesta salir del malestar económico, algunos hasta llegaron a proponer la idea del “dinero helicóptero”, que busca dar el dinero directamente a los consumidores.

El profesor de la Universidad de Columbia, que dijo que la Reserva Federal puede hacer más para “encauzar” dinero hacia las pequeñas empresas y la economía, también criticó las tasas negativas, en parte debido a su posible impacto sobre el crédito.

“Los peligros de las tasas de interés negativas —si uno no las administra extraordinariamente bien; algunos países lo están haciendo razonablemente bien, otros no— es que de hecho debilitan el sistema bancario”, dijo Stiglitz.

“Si debilitan el sistema bancario, los bancos van a otorgar aún menos crédito. Si bien pueden tener cierto efecto sobre los mercados financieros, en lo que realmente debe preocuparnos, que es el flujo de crédito a las empresas, no funcionan”.