MercoPress, in English

Viernes, 2 de diciembre de 2022 - 06:03 UTC

 

 

Falta “calidad democrática” en Venezuela, “demasiados presos políticos”, dijo el canciller de Uruguay

Jueves, 24 de diciembre de 2015 - 13:28 UTC
“La calidad democrática en ese país –no tengo por qué meterme en ella diciendo esto– deja mucho que desear”, aseguró el canciller Nin Nova “La calidad democrática en ese país –no tengo por qué meterme en ella diciendo esto– deja mucho que desear”, aseguró el canciller Nin Nova

El canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, criticó la “calidad democrática” en Venezuela y afirmó que “hay demasiados dirigentes políticos presos” en ese país, en una entrevista publicada ayer por el semanario Búsqueda.

 “La calidad democrática en ese país –no tengo por qué meterme en ella diciendo esto– deja mucho que desear”, aseguró el canciller, entrevistado al término de la 49° cumbre de líderes del Mercosur, en Asunción.

Nin Novoa señaló que la “democracia no son solo elecciones. Una de las cosas que define la democracia es la separación de poderes, la libertad de prensa, el respeto por las minorías; que las minorías puedan llegar a ser mayoría, que no se les pongan obstáculos”.

Consultado sobre si su partido, el gobernante Frente Amplio, tomará una postura sobre la situación de los presos políticos en Venezuela, el canciller respondió que “es muy difícil inmiscuirse en esas cosas”.

“Yo sé que hay demasiados presos políticos. ¡Demasiados! Y suena raro que haya tantos”, agregó.

Las declaraciones del canciller coinciden con la cumbre del Mercosur en el Paraguay, donde el presidente argentino, Mauricio Macri, pidió el lunes “la pronta liberación de los presos políticos en Venezuela”, alegato que fue calificado por la canciller venezolana como “injerencia”.

Son setenta y cinco los dirigentes estudiantiles, gremiales y políticos que se encuentran en prisión.

En tanto en Venezuela el saliente parlamento, aún con el oficialismo con mayoría simple, nombró y tomó juramento apresuradamente, a 13 magistrados principales y 21 suplentes del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, 32 miembros titulares) con el voto salvado de la oposición, que calificó el procedimiento como “inconstitucional” y “antiético”.

El nombramiento de los magistrados, vinculados políticamente al chavismo, se realizó tras cumplirse cuatro rápidas sesiones extraordinarias que se celebraron entre el martes y miércoles y que debían desarrollarse para cumplir el tecnicismo que permita a la mayoría simple que tienen los chavistas aprobar los nombramientos.

Políticos opositores sostienen que los nuevos magistrados del TSJ, cuyo período vencía recién en diciembre de 2016, fueron obligados a renunciar para que la Asamblea que asumirá el 5 de enero, con mayoría opositora, no nombrara a los nuevos jueces.

Al tomar juramento a los nombrados, entre los que figuran dirigentes chavistas, el presidente del Parlamento, quedó claro el tenor sectario del mismo.

“¿Juran ustedes ante esta Constitución, ante la patria, ante el padre Bolívar, ante nuestro querido comandante Hugo Chávez (...)?”, fue la fórmula empleada.

Categorías: Política, Mercosur, Uruguay, Venezuela.