MercoPress, in English

Sábado, 22 de junio de 2024 - 00:20 UTC

 

 

La iniciativa de paz en el mar de China Meridional

Viernes, 26 de junio de 2015 - 23:39 UTC
Las islas Nansha (Spratly), en el mar de China está situado en un cruce de rutas marítimas estratégicas para el comercio global y podría atesorar hidrocarburos. Las islas Nansha (Spratly), en el mar de China está situado en un cruce de rutas marítimas estratégicas para el comercio global y podría atesorar hidrocarburos.
El presidente Ma instó a todas las partes involucradas a abstenerse de tomar acciones unilaterales que pudieran elevar la tensión en el mar de China El presidente Ma instó a todas las partes involucradas a abstenerse de tomar acciones unilaterales que pudieran elevar la tensión en el mar de China

Por Der Li Liu (*)
Estados Unidos y China Continental intercambiaron advertencias la última semana de mayo de este año durante una cumbre sobre seguridad en Asia, por las tensiones surgidas luego de que Beijing comenzara a construir obras en un arrecife coralino del mar de China Meridional, un territorio estratégico que varios países reivindican como propio.

El foco de tensiones se localiza actualmente en las islas Nansha (Spratly), un gran archipiélago coralino del mar de China Meridional que abarca una superficie de unos 410.000 kilómetros cuadrados, el cual está situado en un cruce de rutas marítimas estratégicas para el comercio mundial y podría atesorar importantes reservas de hidrocarburos.

Tomando en cuenta que la situación en el mar de China Meridional estaba cada vez más tensa, algunos de los países de la región se encontraban fortaleciendo más activamente sus respectivas defensas nacionales.

Ante estas disputas territoriales cada vez más intensas, en fecha 26 de mayo de 2015, el Dr. Ma Ying-jeou, presidente de la República de China (Taiwán), propuso la “Iniciativa de paz en el mar de China Meridional”, basada en el concepto de que “mientras la soberanía es indivisible, los recursos pueden ser compartidos”.

El presidente Ma instó a todas las partes involucradas a abstenerse de tomar acciones unilaterales que pudieran elevar la tensión en el mar de China Meridional, tratando de mantener la paz y la estabilidad de la región.

Asimismo, el presidente Ma urgió a los reclamantes respetar el derecho internacional de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, buscando resolver las disputas mediante diálogos pacíficos y mantener conjuntamente la libertad y la seguridad de la navegación por el mar de China Meridional, así como los vuelos sobre la región.

Además, propuso que todos los reclamantes deben dejar de lado las diferencias, facilitando así el establecimiento de un mecanismo cooperativo a fin de elaborar conjuntamente un plan integral para la futura exploración y explotación de los recursos depositados en la región.

(*) Embajador de la República de China (Taiwán) en la República del Paraguay