MercoPress, in English

Viernes, 7 de octubre de 2022 - 12:14 UTC

 

 

OEA, un espacio único que abarca todos los grupos regionales, según Almagro

Jueves, 19 de marzo de 2015 - 10:14 UTC
“No me interesa ser el administrador de la crisis de la OEA, sino el facilitador de su renovación”, resaltó Almagro. “No me interesa ser el administrador de la crisis de la OEA, sino el facilitador de su renovación”, resaltó Almagro.
“Mi más profundo agradecimiento al Senador y ex Presidente del Uruguay José Mujica, quien en realidad fue quien me dio el impulso inicial” “Mi más profundo agradecimiento al Senador y ex Presidente del Uruguay José Mujica, quien en realidad fue quien me dio el impulso inicial”

En su discurso de aceptación del cargo de Secretario General de OEA, Almagro sostuvo que América ha estado dividida por mucho tiempo y admite que ahora tras meses de recorrida por el continente, se ha transformado y “soy menos local y más americano”.

 Enfatizó que ha llegado la hora “de ponerle fin a fragmentaciones innecesarias. A partir de del 26 de Mayo y como SG de la OEA mi esfuerzo estará centrado en hacer de la OEA un instrumento útil a los intereses de todos los americanos, sean ellos del centro, sur, norte o del Caribe”.

Almagro se comprometió a ser un incansable luchador por la unidad americana, más preocupado en buscar soluciones prácticas duraderas a los problemas de nuestra región que por la retórica y la estridencia en las declaraciones guiadas por una u otra ideología.

“Soy un convencido que el tiempo de una OEA discursiva, burocrática, alejada de las preocupaciones de los pueblos americanos, anclada en los paradigmas del pasado, está definitivamente dando paso a una OEA del Siglo XXI. Y ello es así, como resultado de las realidades de un mundo y un hemisferio multipolar”.

Más adelante sostuvo que hay que darle un empujón de realismo a la OEA y hacer todo lo mejor posible, aquello que nadie puede articular mejor que esta organización: un dialogo político con resultados tangibles en áreas claves para la Democracia, los DDHH, la Seguridad y el desarrollo integral de las Américas.

“Se trata de un espacio único, no es la UNASUR ni la CELAC ni CARICOM, ni SICA ni el MERCOSUR, ni NAFTA ni la Alianza del Pacifico, Abarca todo ello y la suma deberá ser más que las partes”.

Y enfatizó: “No me interesa ser el administrador de la crisis de la OEA, sino el facilitador de su renovación”.

Entre los puntos que planteó para su mandato de cinco años, Almagro resaltó: Seguridad Ciudadana, tema que está entre los 2 o 3 primeros en la preocupación de todos los países del hemisferio.

Escuela de Gobierno, para la formación de los cuadros del sector público y la sociedad civil dotándolos de herramientas para el buen gobierno, la transparencia, rendición de cuentas y articulación de consensos

Prevención de conflictos sociales. Facilitar el diálogo entre inversionistas de fuera y de la región con los estados y las comunidades en aquellos sectores productivos claves que generan riqueza y conflictos en su distribución

Prevención y gestión de desastres naturales en el Caribe y Centroamérica. Articular una red de mejores prácticas con el sistema de Naciones Unidas y los organismos multilaterales

Interconectividad en el Caribe. Una iniciativa para superar las brechas de conectividad digital además de fluvial y aérea, atrayendo inversiones a dicha región para promover el progreso y la oferta laboral para los jóvenes.

Red Panamericana sobre Calidad de la Educación, Una iniciativa que nos permita pasar de los logros en acceso a la educación a lograr un mejor impacto en los resultados de la misma a nivel superior.

Para llevar adelante esta agenda se deberá re-alinear el presupuesto hacia estos objetivos y encauzar una re-estructura y la modernización de la organización.

Al respecto ha orientado a quienes constituirán su equipo de transición a que comiencen las tareas de preparación de las acciones correspondientes a esta agenda, incluyendo la formación de una comisión internacional de expertos que produzca recomendaciones de como ajustar el presupuesto a resultados y así permear la organización de una cultura renovada.

Durante los próximos dos meses de transición, “tanto yo como mis colaboradores se dedicaran principalmente a escuchar y saber escuchar a todos, desde embajadores, hasta directores, la Secretaria General, pasando por los funcionarios profesionales y administrativos, sociedad civil, otros organismos. Todos.”

Almagro también se refirió a la próxima Cumbre de las Américas, en abril, en Panamá, “oportunidad histórica para avanzar hacia un hemisferio sin exclusiones, a partir de la presencia de Cuba, en el ámbito interamericano, por primera vez en décadas”.

Hubo palabras de elogio al profesionalismo del personal de la OEA y agradecimiento al Secretario General José Miguel Insulza y a su equipo “por habernos facilitado nuestra acción cuando visitamos la sede de la OEA y seguramente lo seguirán haciendo durante la transición hasta finales de mayo”.

Finalmente, “mi más profundo agradecimiento al Senador y ex Presidente del Uruguay José Mujica, quien en realidad fue quien me dio el impulso inicial y el apoyo para continuar en carrera, al actual presidente de mi país Tabaré Vázquez, al Canciller Nin Novoa y a mis colaboradores, que han sido muchos y que si no los nombro es porque no nos daría el tiempo para hacerlo”.

Por último, “acepto esta responsabilidad con la humildad de quien sabe que el éxito de mi labor solo será tangible si al final de mi mandato podemos decir con certeza que la OEA colaboró para que más americanos vivan en paz, con más democracia, más DDHH, más seguridad y más prosperidad”.