MercoPress, in English

Domingo, 26 de mayo de 2019 - 13:09 UTC

Para Sanguinetti, Mujica debilitó los valores y estructura social de Uruguay

Miércoles, 31 de diciembre de 2014 - 07:27 UTC
 Sanguinetti por dos veces electo presidente: en 1984 y en 1994, pero en la actualidad goza de una imagen negativa según encuestas de opinión pública Sanguinetti por dos veces electo presidente: en 1984 y en 1994, pero en la actualidad goza de una imagen negativa según encuestas de opinión pública
“El código semiótico de Mujica es rotundo: quien viste con desaliño es honesto; quien trata de estar prolijo, casi sospechoso”, de acuerdo a Sanguinetti “El código semiótico de Mujica es rotundo: quien viste con desaliño es honesto; quien trata de estar prolijo, casi sospechoso”, de acuerdo a Sanguinetti

El ex-presidente de Uruguay, Julio María Sanguinetti, opina que el actual mandatario, José Mujica, ha debilitado los valores y la estructura social del país con su estilo, según la columna editorial en Correo de los Viernes, publicación que corresponde a su sector en el Partido Colorado.

 “Divirtiendo a la gente con su gracejo, vistiéndose descuidadamente y hasta exhibiendo desaseo, Mujica ha debilitado a la sociedad”, opinó Sanguinetti en Correo de los Viernes, y del que se hace eco la prensa en Montevideo.

Sanguinetti piensa que el estilo de Mujica ha debilitado los “valores básicos” que hicieron destacar a Uruguay en el contexto latinoamericano: “Su sentido igualitario, su respeto a ley, sus clases medias forjadas desde la inmigración, su ética de trabajo y su educación, en lo escolar y en lo cívico”, enumeró.

“El código semiótico es rotundo: quien viste con desaliño es honesto; quien trata de estar prolijo, casi sospechoso; quien usa palabrotas es sincero, quien trata de hablar castellano con corrección, una especie de afectado doctorcito”, comentó Sanguinetti.

El ex-presidente ejemplificó su argumentación recordando que para Mujica supuso “un alivio” la formación de un parlamento en el que no había mayoría de titulados universitarios dado que “los bachilleres, porque saben algo, se creen que lo saben todo”, dijo Sanguinetti citando a Mujica.

El político colorado subrayó también que Mujica “nunca expresó arrepentimiento por sus años de pertenencia a una organización que, por medio de la violencia, intentó destruir las instituciones democráticas del país”, en referencia al pasado guerrillero del actual mandatario.

En su reflexión final, Sanguinetti comentó que una generación de uruguayos se ha criado estos diez últimos años aceptando un estilo en el que la institucionalidad no importa, el derecho no importa y drogarse da lo mismo porque si se es honrado da lo mismo. ”Un presidente puede decir lo quiera, incluso agraviar o insultar”, añadió.

Julio María Sanguinetti fue presidente de Uruguay en dos ocasiones, 1985-1990 y 1995-2000. Mujica fue electo presidente en 2009 en segunda vuelta con mayoría parlamentaria y deja el ejecutivo con un récord de aprobación pública. Algo que no sucedió en el caso de Sanguinetti.