MercoPress, in English

Viernes, 2 de diciembre de 2022 - 20:57 UTC

 

 

Montevideo quedó bajo agua tras las fuertes lluvias

Sábado, 27 de diciembre de 2014 - 00:38 UTC
Montevideo quedó bajo el agua en media hora tras la intensa lluvia. Montevideo quedó bajo el agua en media hora tras la intensa lluvia.

Temporal de 59 milímetros de agua en media hora superó la capacidad de las redes de desagote. En 50 años no había ocurrido nada igual. Automóviles hundidos y arrastrados, árboles caídos y un pronóstico meteorológico sombrío para el fin de semana.

 El pluviómetro de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) registró que cayeron 59 milímetros de agua entre las 14:21 y las 14:54, lo que superó la capacidad de desagote del drenaje de la ciudad y causó serios daños. En menos de una hora el comité de emergencias recibió más de 100 denuncias por distintas situaciones ocasionadas por la tormenta, según informó el coordinador del organismo, Jorge Cuello.

“Es una lluvia récord. Estamos a 23 milímetros de que el año 2014 sea el más lluvioso de los últimos 100 años”, señaló a El Observador el director de Desarrollo Ambiental de la IMM, Juan Canessa.

Autos arrastrados por el agua y árboles caídos fueron parte de la imagen montevideana en algunos puntos de la ciudad. También se registraron cortes de energía aislados, informó el vocero de UTE, Michelle Visillac.

Sobre las tres de la tarde personal de Bomberos se encontraba en su hora pico de trabajo, rescatando vehículos en la calle Agraciada y en Domingo Aramburú.

Las bocas de tormenta se vieron desbordadas y eso fue lo que motivó que el agua se acumulara en las calles. Sin embargo, Canessa destacó que los drenajes están en general “bien mantenidos”, y que el caos se debió a la intensidad de la lluvia, que fue “anormal”. Para ejemplificar, el director de Desarrollo Ambiental explicó que las azoteas están diseñadas para recibir, como máximo, dos milímetros de agua por minuto, por lo que muchas deben haber estado en el límite de capacidad, o incluso lo sobrepasaron.

En tanto, desde 2011 la limpieza de las bocas de tormenta están a cargo de los municipios, y el presupuesto para su mantenimiento se ha duplicado. Actualmente se limpian en promedio dos veces al año, a diferencia de las de la rambla, que se limpian más seguido debido a que la arena las obstruye.

Sin embargo hay doce zonas de Montevideo donde los sistemas de drenaje, construidos hace unos 80 años, tienen problemas de diseño y son causa de inundaciones. Algunos de ellos están en La Comercial, en Buceo, en Pocitos, en Avenida Libertador y en Goes. La intendencia invirtió 20 millones de dólares para refaccionarlos y, según Canessa, estarán prontos para mediados de 2015.

Categorías: Medio ambiente, Uruguay.