MercoPress, in English

Viernes, 20 de mayo de 2022 - 11:35 UTC

 

 

OIT alerta sobre período de menor creación de empleos en América Latina

Domingo, 21 de diciembre de 2014 - 13:05 UTC
“Lo más preocupante es que se están creando menos empleos”, dijo la Directora Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco “Lo más preocupante es que se están creando menos empleos”, dijo la Directora Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco

Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó este jueves que la tasa de desempleo urbano de América Latina y el Caribe se comportó de forma “atípica” en 2014 pues continúa bajando a pesar de la desaceleración económica, pero alertó que el crecimiento lento ya comenzó a impactar al mercado laboral.

 “Lo más preocupante es que se están creando menos empleos”, dijo la Directora Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco al plantear que los indicadores laborales envían “señales de alerta” a pesar que el desempleo se mantiene bajo.

Tinoco presentó en Ciudad de México la edición de 2014 del Panorama Laboral de América Latina y el Caribe donde se destaca que la tasa de desempleo urbano es de 6,2% al tercer trimestre de 2014 y cerrará este año en 6,1%, por debajo del 6,2% de 2013. “Estamos hablando de casi 15 millones de personas desempleadas”.

El informe anual de la OIT destaca que las previsiones de crecimiento económico para este año han sido revisadas a la baja hasta 1,3% según el FMI, mientras que en 2015 subiría moderadamente hasta 2,2%.

Si bien el desempleo no ha subido a causa de esta desaceleración del crecimiento, si se ha notado una reducción fuerte en la generación de empleo reflejada en la tasa de ocupación, que bajó 0,4 puntos porcentuales hasta 55,7% al tercer trimestre de 2014. “Estamos hablando de que dejaron de generarse al menos un millón de empleos”, dijo la Directora de la OIT.

El comportamiento atípico del desempleo, que bajó en vez de subir, fue explicado por el informe de OIT como consecuencia de la salida de personas de la fuerza laboral, lo que se reflejó en una baja en la tasa de participación, y que permitió suavizar los efectos de la caída en la generación de empleo.

El crecimiento económico estimado para 2014 es 3.3% globalmente, pero solo 1.3% en América Latina y el Caribe, con lo cual la región habrá tenido un crecimiento inferior al crecimiento mundial por tercer año consecutivo.

Esta baja en la tasa de participación significa que “muchas personas, en su mayoría mujeres y jóvenes, dejaron de percibir ingresos para sus hogares”.

La tasa de participación tocó fondo y ya no bajaría más, según pronostica la OIT. El próximo año, cuando aumente nuevamente la participación en un contexto de crecimiento débil, el desempleo podría subir.

De acuerdo con la OIT en 2015 la tasa de desempleo urbano subirá hasta dos décimas, pudiendo llegar a 6,3%, lo que significa que habrá cerca de 500 mil desempleados más en la región.

“Muchas de las personas que salieron temporalmente del mercado laboral en 2014 volverán a buscar trabajo el año próximo, junto a los jóvenes que se sumen al mercado laboral. La región necesita crear casi 50 millones de empleos los próximos 10 años solamente para compensar el crecimiento demográfico”, dijo Tinoco.

En 2014 también se notó una baja en el ritmo de crecimiento de los salarios, así como de la población asalariada.

Este escenario de incertidumbre se presenta después de una década en la cual la región tuvo un crecimiento económico relevante que permitió reducir la tasa de desempleo a mínimos históricos y registrar avances en la calidad de los empleos.

Las previsiones actuales de que el crecimiento podría continuar débil durante varios años plantea “preocupación por la posibilidad de que no podamos seguir avanzando o incluso se reviertan algunos de los logros alcanzados”.

Por otra parte en un contexto de crecimiento moderado será aún más difícil enfrentar desafíos pendientes, especialmente en materia de calidad del empleo, en una región donde 47% de los ocupados urbanos trabajan en condiciones de informalidad.