MercoPress, in English

Martes, 29 de setiembre de 2020 - 11:45 UTC

 

 

Churchill envió tropas a las Falklands en 1942 temiendo un acuerdo Japón-Argentina

Miércoles, 10 de diciembre de 2014 - 07:46 UTC
“Las Falklands son muy conocidas y su pérdida sería un golpe muy duro para el imperio”, escribió Churchill. “Por cierto que tendrían que ser retomadas”- “Las Falklands son muy conocidas y su pérdida sería un golpe muy duro para el imperio”, escribió Churchill. “Por cierto que tendrían que ser retomadas”-
Supuestamente Japón “se encargaría de que las Islas fueran devueltas a Argentina”, según archivos del embajador británico Esmond Ovey Supuestamente Japón “se encargaría de que las Islas fueran devueltas a Argentina”, según archivos del embajador británico Esmond Ovey

Winston Churchill envió un contingente de 1.700 hombres a las Islas Falklands en 1942 temiendo que Japón estaba planificando tomar el territorio insular para desde ahí atacar líneas de abastecimiento marítimo cruciales en el Atlántico sur. A cambio del apoyo a ese plan, Japón supuestamente estaba preparado para darle el control de las Falklands a Argentina, según una nota publicada en el Daily Telegraph, de la pluma de Julian Ryall desde Tokio.

 Citando la agencia japonesa, Kyodo News, y basado en documentos de los Archivos Nacionales del Reino Unido, el artículo dice que Churchill se dio cuenta de la importancia estratégica de las Falklands para el esfuerzo bélico del Reino Unido, luego del ataque por sorpresa de los japoneses contra la flota norteamericana en Pearl Habour el 8 de diciembre de 1941.

Especulando con el deseo de Argentina de recuperar las Falklands, el embajador nipón en Buenos Aires había prometido al gobierno que Japón “se encargaría de que las Islas fueran devueltas a Argentina”, según documentos en los archivos de Esmond Ovey, el embajador británico de aquella época.

En un siguiente intercambio con fecha 26 de diciembre, el Almirantazgo británico envió un mensaje en clave al comandante de las fuerzas británicas en el Atlántico sur advirtiéndolo que “los japoneses han dicho que muy pronto piensan enviar un convoy a Argentina y que tienen previsto capturar las Falklands y entregárselas a los argentinos”.

Y en un mensaje a jerarcas de la defensa en Londres, de fecha primero de abril de 1942 Churchill sostenía que “sería algo muy serio que perdiéramos las Falkland Islands a manos de los japoneses y no es de placer tampoco afirmar que el tema sería más serio para los Estados Unidos que para nosotros”.

“Las Falkland Islands son muy conocidas y su pérdida sería un golpe muy duro para todo el imperio”, escribió. “Por cierto que tendrían que ser retomadas”-

La solicitud de ayuda de Canadá fue rechazada, en tanto Estados Unidos ignoró las sugerencias de que sería en el mejor interés de Washington de mantener tropas en las Falklands.

Precisamente para asegurarse que una operación combinada de desembarco necesaria para recuperar las Falklands, algo para lo cual el Reino Unido estaba mal preparado en 1942, no se requiriese, 1.700 hombres del Batallón 11o. de Regimiento de West Yorkshire fueron estacionados en las Islas.

“El objetivo de este refuerzo es para hacer que los japoneses se vean obligados a incrementar sus fuerzas de ataque a un tamaño tangible”, escribió Churchill. “Esto puede que sirva de disuasivo”.

Sin embargo la amenaza japonesa a las Falklands nunca de materializó y para fines de 1944, las tropas en las Islas habían sido enviadas a distintos teatros del conflicto de la segunda guerra mundial.

Pero a pesar de ello el gobierno del Reino Unido convencido del valor estratégico en 1944 desde las propias Islas organizó la Operación Tabarin para asegurarse bases británicas en la Antártida, temiendo otra vez la posibilidad de avances de Japón y/o Alemania. Las bases y estaciones de verano con el tiempo se convirtieron en una de las organizaciones de investigación antártica más exitosas del mundo, el British Antarctic Survey, BAS.