MercoPress, in English

Sábado, 24 de setiembre de 2022 - 22:41 UTC

 

 

Bajo lluvia de críticas un debilitado Peña Nieto partió a China y Australia

Lunes, 10 de noviembre de 2014 - 10:43 UTC
“No atender un evento como éste sería actuar con irresponsabilidad”, dijo Peña Nieto en Anchorage, durante una escala de su viaje a China. “No atender un evento como éste sería actuar con irresponsabilidad”, dijo Peña Nieto en Anchorage, durante una escala de su viaje a China.
“Los padres de los estudiantes tienen todo el derecho a desconfiar de un Estado secuestrado por el crimen organizado y el narcotráfico”, dijo Camila Vallejo “Los padres de los estudiantes tienen todo el derecho a desconfiar de un Estado secuestrado por el crimen organizado y el narcotráfico”, dijo Camila Vallejo

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, partió este domingo a una gira comercial de seis días a China y Australia dejando atrás a un país conmocionado y las enfurecidas protestas por la posible masacre de los 43 estudiantes desaparecidos.

 “No atender un evento como éste sería actuar con irresponsabilidad”, dijo Peña Nieto en Anchorage (Alaska, Estados Unidos), durante una escala de su viaje a China.

En Beijing, el mandatario participará en la cumbre de APEC y después realizará una visita de Estado a China. Posteriormente asistirá a la cumbre del G20 en Brisbane (Australia).

“Quizá lo más fácil, lo más cómodo, hubiese sido dejar de atender este compromiso” pero estos son los foros más importantes y tendrán un impacto en “la economía de nuestro país y en la generación de empleos”, argumentó.

Desde que asumió la presidencia en 2012, Peña Nieto ha tratado de que la atención nacional e internacional se enfoque en sus ambiciosas reformas económicas.

Pero la desaparición de los estudiantes la noche del 26 de septiembre en Iguala tras ser brutalmente atacados por policías locales, devolvió a México al drama de la violencia que marcó a su predecesor Felipe Calderón.

El presidente de México afronta la peor crisis de su presidencia y su partida ha sido duramente criticada tanto por opositores como por familiares y compañeros de los estudiantes.

Amnistía Internacional reprochó al presidente que su viaje demuestra “poco interés en hacer frente a la grave situación de derechos humanos en México”.

Peña Nieto sostiene que la violencia ha bajado desde que asumió el poder pero más de 100 mil personas han sido asesinadas o desaparecidas desde que Calderón lanzó en 2006 su combate militar contra los cárteles. La inmensa mayoría de esos crímenes están impunes.

Desde Chile la ex-dirigente estudiantil y ahora diputada Camila Vallejo planteó que la comunidad internacional “debe exigir al gobierno de México una investigación seria pues la responsabilidad de la desaparición de los estudiantes es de funcionarios policiales”.

La joven de 26 años expresó toda su solidaridad con las familias de los 43 estudiantes desaparecidos en México, luego de que la fiscalía de ese país informara que tiene pruebas suficientes para confirmar que fueron asesinados por sicarios y sus cuerpos quemados.

Vallejo afirmó que “los padres de los estudiantes desaparecidos tienen todo el derecho a desconfiar de un Estado secuestrado por el crimen organizado y el narcotráfico”.

“Este secuestro es un crimen de lesa humanidad y se requiere verdad plena y justicia ahora”, clamó.

“En México se ha transformado en algo normal, encontrar fosas clandestinas con cientos de cadáveres sin que el mundo reaccione como corresponde. Es hora de que esto termine”, concluyó la parlamentaria chilena sumándose al horror generalizado que provocó el descubrimiento de bolsas con cenizas que la Procuraduría mexicana atribuyó a los cuerpos de los jóvenes secuestrados en septiembre pasado en Iguala.

Categorías: Política, América Latina.