MercoPress, in English

Jueves, 18 de agosto de 2022 - 05:37 UTC

 

 

Griesa declara a Argentina en 'desacato' pero deja en suspenso sanciones financieras

Lunes, 29 de setiembre de 2014 - 21:33 UTC
Griesa justificó su decisión, “una cosa rara”, en los “pasos ilegales propuestos” por el gobierno de Cristina Fernandez para evitar el pago de una sentencia Griesa justificó su decisión, “una cosa rara”, en los “pasos ilegales propuestos” por el gobierno de Cristina Fernandez para evitar el pago de una sentencia
En carta a Kerry se señala que eso sería “un desconocimiento o una percepción alterada de las normas del derecho internacional vigente”. En carta a Kerry se señala que eso sería “un desconocimiento o una percepción alterada de las normas del derecho internacional vigente”.

El juez federal estadounidense Thomas Griesa declaró el lunes a Argentina en “desacato” por tomar “pasos ilegales” para eludir la sentencia en su contra en el juicio contra fondos especulativos, aunque por el momento decidió no adoptar sanciones, de acuerdo a informaciones de último momento.

“El tribunal sostiene que la República de Argentina está en desacato civil”, señaló Griesa al final de una audiencia celebrada en los tribunales del sur de Manhattan, Nueva York, al dar respuesta a un pedido efectuado a tal efecto por los fondos especulativos.

“Con respecto a las sanciones, el Tribunal se reserva su decisión para procedimientos posteriores” agregó el magistrado, dejando en suspenso la segunda parte de la demanda de los fondos, que le pedían una multa diaria de 50.000 dólares hasta que Argentina dejase de violar sus órdenes.

Griesa justificó su decisión de declarar al país en desacato, “una cosa rara” según señaló, en los “pasos ilegales propuestos” por el gobierno de la presidenta Cristina Fernandez para evitar el pago de la sentencia por 1.330 millones de dólares, más intereses, en su contra por bonos en default desde 2001.

El magistrado mantiene bloqueado en el Bank of New York (BoNY) un depósito de 539 millones de dólares que efectuó Argentina para tenedores de bonos reestructurados bajo legislación estadounidenses, medida con la que el juez busca hacer cumplir su fallo.

Esta situación llevó a Argentina a un default parcial sobre su deuda. El Congreso argentino votó recientemente una ley para modificar la sede de pago de los bonos y llevarla a Buenos Aires u otro lugar.

Por su parte el gobierno argentino previo a la audiencia hizo pública una extensa carta que enviara al Secretario de Estado John Kerry en la cual consideraba 'inconcebible' que un juez estadounidense “pueda declarar a un Estado extranjero en desacato”.

La embajadora argentina en Washington, Cecilia Nahón, señaló en el escrito dirigido al secretario de Estado Kerry que Argentina consideró que la petición de los fondos especulativos al juez Griesa para que declare en desacato a su país responde a “un desconocimiento o una percepción alterada de las normas del derecho internacional vigente”.

La carta, leída este lunes en la Cancillería argentina por el titular de Exteriores, Héctor Timerman, advierte que cualquier decisión de la Justicia de Estados Unidos que frustre la reestructuración de deuda supondría “una ilegítima injerencia en los asuntos internos del Estado argentino” y “comprometería la responsabilidad internacional de los Estados Unidos de América”.