MercoPress, in English

Domingo, 28 de noviembre de 2021 - 23:42 UTC

 

 

Líder ruralista tilda al gobierno de Cristina Fernández de 'parásito'

Martes, 16 de setiembre de 2014 - 06:17 UTC
“Éste es un gobierno parásito que le chupa la sangre al productor” aseguró Etchevehere en declaraciones a una radio de Buenos Aires. “Éste es un gobierno parásito que le chupa la sangre al productor” aseguró Etchevehere en declaraciones a una radio de Buenos Aires.
El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, consideró “lamentables” las críticas de Etchevehere El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, consideró “lamentables” las críticas de Etchevehere

El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere, tildó de “parásito” al gobierno del país y afirmó que debido a las políticas que aplica “ya prácticamente todas las actividades productivas están quebrando”.

“Éste es un gobierno parásito que le chupa la sangre al productor” aseguró en unas declaraciones a una radio de Buenos Aires.

Etchevehere criticó la reforma de la Ley de Abastecimiento, destinada a regular el mercado doméstico, que se votará este martes en la Cámara de Diputados, porque a su juicio incrementa el “intervencionismo” del Ejecutivo, y aseguró las políticas públicas en el sector agrario son de una “ignorancia total”.

“El desastre que es la política y las consecuencias de la política que aplica el Gobierno, que interviene los mercados, pone precios máximos, mínimos, prohibiciones de importar, de exportar. Ya prácticamente todas las actividades productivas están quebrando”, dijo.

Según los datos del titular de la SRA, el sector agropecuario aportó al fisco 76.000 millones de dólares desde el año 2002 hasta hoy y denunció que “no ha habido un gobierno en 30 años de democracia con tanto poder y tanto dinero”.

El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, consideró “lamentables” las críticas de Etchevehere y defendió una ley que, a su juicio, defiende a las pequeñas y medianas empresas del “abuso de poder” de los grupos concentrados económicos que ostentan una posición dominante.

Según el Gobierno, la iniciativa dará al Estado herramientas que son válidas y funcionan en los países “más modernos del mundo para garantizar el funcionamiento correcto de la economía”.