MercoPress, in English

Martes, 18 de enero de 2022 - 11:18 UTC

 

 

Chile: ordenan paralizar central termoeléctrica por daños socio-ambientales

Sábado, 11 de enero de 2014 - 10:42 UTC
Los pescadores afirman que la central destruye los recursos hidrobiológicos en la zona Los pescadores afirman que la central destruye los recursos hidrobiológicos en la zona

Corte Suprema de Chile ordenó este viernes paralizar la Central Termoeléctrica Bocamina I y II, propiedad de la española Endesa, tras acoger un recurso de protección por daños medioambientales y económicos.

 El máximo tribunal chileno determinó “la existencia de falencias tecnológicas en las bocatomas de la Central Termoeléctrica Bocamina y el consecuente ingreso masivo de organismos a los sistemas de captación de agua de mar”, por lo cual obligó a detener sus actividades.

La decisión judicial obliga a Endesa a subsanar los problemas de Bocamina para retomar su funcionamiento.

El fallo deja sin efecto una resolución judicial anterior de la Corte de Apelaciones de la ciudad de Concepción (sur), que había rechazado el recurso de los pescadores de la caleta Lo Rojas, ubicada a unos 550 km al sur de Santiago, vecina a la termoeléctrica a la que acusan de succionar agua del mar y fauna marina, perjudicando además sus actividades pesqueras.

El tribunal de Concepción había determinado en diciembre la paralización de Bocamina II, una de las dos unidades de generación de electricidad que conforman esta central a carbón, pero la decisión de la Corte Suprema detiene las actividades de toda la instalación.

La resolución dictamina que las fallas tecnológicas en la central y la inexistencia de medidas para no dañar el ecosistema marino durante la succión del agua son un incumplimiento grave a la ley ambiental.

Los pescadores afirman que la central destruye los recursos hidrobiológicos en la zona, como algas, jaibas, crustáceos y langostinos, entre otros.

“La compañía recurrida deberá realizar las operaciones de la planta de generación termoeléctrica Bocamina I y II sólo si su funcionamiento no importa en la succión de las aguas amenazadas ni daña a especies y recursos hidrobiológicos”, indicó la resolución judicial.

En agosto de 2013, la justicia chilena paralizó el proyecto de construcción de la termoeléctrica Punta Alcalde, ubicado en el norte de Chile y también propiedad de Endesa, al acoger un recurso presentado por un grupo de pescadores que lo acusaron de contaminante.