MercoPress, in English

Viernes, 2 de diciembre de 2022 - 19:17 UTC

 

 

Disputa sobre Malvinas distrae atención de ciudadanía argentina, afirma Londres

Jueves, 19 de diciembre de 2013 - 07:25 UTC
Para el ministro Simmonds la retórica argentina sobre Malvinas intenta desviar atención de los problemas económicos Para el ministro Simmonds la retórica argentina sobre Malvinas intenta desviar atención de los problemas económicos

Gran Bretaña acusó al Gobierno argentino de alimentar una disputa sobre la soberanía de las Islas Falklands/Malvinas para tratar de desviar la atención de sus ciudadanos de los severos problemas económicos que afectan a Argentina.

 El ministro de Asuntos Exteriores, Mark Simmonds, dijo a un comité parlamentario el martes que la disputa era utilizada por el Gobierno argentino como una distracción de los problemas financieros domésticos.

”Creo realmente que parte de la retórica del Gobierno (argentino) es para intentar crear una distracción de los enormes problemas económicos que tienen en Argentina”, dijo,

Argentina, la tercera economía de América del Sur, enfrenta una alta inflación y reducidas reservas de moneda extranjera. Este mes el flamante jefe de gabinete tuvo que lidiar con una subordinación policial en 20 provincias que derivó en saqueos y una ola de calor que expuso lo precario del sistema eléctrico argentino.

Las Islas Falklands/Malvinas figuran como territorio británico de ultramar, ratificado en un referendo celebrado en marzo pasado con un arrasador apoyo del electorado de las Islas en tanto para Argentina son parte de su territorio y exige a Londres negociaciones bilaterales para decidir el traspaso de soberanía.

La posición de Londres es que el diálogo debe ser tripartito y las Islas permanecerán británicas en tanto así lo decidan sus habitantes, amparados en el derecho a la auto determinación consagrado en la carta de Naciones Unidas.

Para la Argentina se trata de una población británica implantada en las Malvinas que son parte integral del territorio continental. Los Isleños a su vez quieren buenas relaciones y contactos comerciales con Argentina y el continente sudamericano, aunque se niegan de plano a cualquier discusión sobre la soberanía.

Más de tres décadas después de la invasión argentina de las Falklands, y 74 días más tarde su expulsión por tropas británicas, el debate sobre la soberanía del archipiélago sigue causando reacción nacionalista entre los votantes en las tres partes.

El Foreign Office dijo que las declaraciones de Simmonds ante el Parlamento resultaban consistentes con la posición de Londres respecto a las actitudes del gobierno argentino.