MercoPress, in English

Domingo, 14 de agosto de 2022 - 09:27 UTC

 

 

Mujica a los altos mandos militares: “No hay ni vencedores ni vencidos”

Miércoles, 17 de marzo de 2010 - 10:48 UTC
El Pte. Mujica saluda al Jefe del Ejército General Rosales El Pte. Mujica saluda al Jefe del Ejército General Rosales

El Presidente del Uruguay, José Mujica convocó y lideró la reunión con los altos mandos de las Fuerzas Armadas. La primera exigencia, dijo, es la unidad nacional y en ese sentido “no hay vencidos ni vencedores”. “La unidad nacional es una afirmación hacia el porvenir: no hay que cansarse nunca de servir noblemente a nuestro pueblo”, concluyó.

El Presidente José Mujica llamó a la unidad nacional y a aprovechar todos los recursos posibles, en el mensaje efectuado frente a los Altos Mandos de las Fuerzas Armadas y a las jerarquías de conducción de mando de la estructura orgánica de cada fuerza. Al dirigirse a “los soldados de mi patria”, asumió y reconoció una postergación en lo económico, sobre todo si se comparan con la situación del resto de los trabajadores del Estado.

Asumió que la mayoría de los soldados rasos navegan en la pobreza y afirmó que antes del próximo presupuesto, se impone ayudar concretamente, “lo que no equivale a reparar”, sostuvo. Prosiguió el Presidente: “una parte fundamental del presupuesto termina agotado en magros salarios y una infraestructura que poco se renueva, haciendo difícil cualquier operativo y el mínimo adiestramiento”.

En cuanto a recursos, Mujica comprende las diversas carencias en materiales para las fuerzas Aérea y Naval. Afirmó que en estos años el país tuvo que atender a la pobreza y la indigencia extrema, así como obligaciones de endeudamiento, consecuencias de la crisis del año 2001 y 2002.

Si bien aclaró que al Presidente de la República le compete, en primer término, priorizar la lucha contra la pobreza y la miseria, como el gran objetivo de una nación entera, también dijo que no pueden existir Fuerzas Armadas ricas en un país pobre, porque esa situación sería “un abuso”.

Expresó la necesidad de convocar a la unidad nacional y también a la imperiosa necesidad de aprovechar todos los recursos posibles. La primera exigencia, subrayó, es la unidad nacional y en ese sentido “no hay vencidos ni vencedores”. La unidad nacional solo es posible si existe un profundo respeto por lo diverso en la vida social, sin antagonismos ni intereses contradictorios, extendió.

Afirmó que la unidad nacional es una afirmación hacia el porvenir y precisó, además, que esta prioridad tiene los obstáculos de la historia. Subrayó que las Fuerzas Armadas de hoy no deben cargan con ninguna mochila del pasado hacia su pueblo, situación que hay que hacer evidente hacia los sentimientos de la gente.

Señaló que no hay que cansarse nunca de servir noblemente a nuestro pueblo. No obstante, afirmó que generar afecto por las Fuerzas Armadas es lo más difícil en la lucha por la unidad nacional. En ese sentido, afirmó que hay gente que reclama dar vuelta la página y otros que claman por justicia. Aseguró que no es juez, sino Presidente de la República, porque para eso fue electo por el voto popular.

Citó ejemplos internacionales de discrepancias y guerras y por ello señaló que es necesario lograr un camino común de convivencia como nación. No obstante, para cumplir ese objetivo, es vital implementar procesos superadores para no vivir con razones del pasado sino del porvenir.
 

Categorías: Política, Uruguay.