MercoPress, in English

Sábado, 13 de agosto de 2022 - 12:28 UTC

 

 

Latinoamérica acuerda un nueva organización sin EEUU y Canadá

Lunes, 22 de febrero de 2010 - 09:30 UTC
El lanzamiento oficial está programado para el 5 de Julio del 2011 El lanzamiento oficial está programado para el 5 de Julio del 2011

La Cumbre de Unidad de presidentes de América Latina y el Caribe tratará a partir de hoy en Cancún de diseñar una nueva OEA en la que no esté EE.UU. El pryecto es apoyado por todo el espectro ideológico latinoamercicano, desde Felipe Calderón a Hugo Chávez pasando por Lula da Silva.

La ciudad caribeña acoge hasta el próximo martes la II Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo y la XXI Cumbre del Grupo de Río aque servirán de marco para muchos encuentros bilaterales, sobre todo el de Álvaro Uribe con Rafael Correa, así como para que la región adopte una posición sobre Honduras y coordine la ayuda a Haití.

 La nueva OEA sin EE.UU.

En la reunión que se inicia este lunes parece existir un consenso sobre la necesidad de crear una nueva OEA en la que no estén incluidos ni Estados Unidos ni Canadá y que podría llevar por nombre Organización de Estados Latinoamericanos, OEL. Otros nombres que se barajan son Organización de América Latina y el Caribe, Unión de América Latina y el Caribe o Comunidad de América Latina y el Caribe. Este organismo reuniría al Grupo de Río y a la Cumbre de América Latina y El Caribe (CALC).

La idea es defendida por el anfitrión, México, cuya canciller, Patricia Espinosa, explicó que se busca crear un organismo único que integre a toda América, sin Estados Unidos y Canadá, “ágil en la toma de decisiones y enfocado a la lucha contra la pobreza, la gobernabilidad y programas de desarrollo”.

La ministra explicó que el proyecto cuenta con el apoyo decidido del presidente Felipe Calderón: “la idea de tener un espacio de la región, para la región y desde la región, surge a propuesta del presidente Felipe Calderón. Creemos sinceramente que ayudará a sostener una mejor integración. Nos beneficia a todos los países. Hacia fuera, fortalece la voz del subcontinente frente a otras naciones. Permite tener mayor incidencia y robustece la posibilidad de contar con mejores intercambios políticos y comerciales”.

Igualmente, el ministro de asuntos exteriores ecuatoriano Ricardo Patiño anunció que una de sus prioridades iba a ser la creación de ese organismo continental, proyecto defendido por el propio Rafael Correa quien lo ve como una institución que trabajaría de forma paralela a la Organización de Estados Americanos (OEA), pero sin EE.UU. y Canadá.

Dos países claves en la región, Brasil y Venezuela, también respaldan estas iniciativas. El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, apoya la creación de un nuevo mecanismo regional de los países de América Latina y el Caribe, En una rueda de prensa, el portavoz de la Presidencia brasileña, Marcelo Baumbach, si bien evitó mencionar la expresión “OEA sin Estados Unidos”, dijo que ”el presidente lo considera importante (...). Existen foros, como la Cumbre Iberoamericana, en los que se pueden debatir problemas que son comunes a América Latina y también a los países ibéricos, pero tiene que haber foros en los que América Latina pueda discutir sus problemas específicos“.

Asimismo es una iniciativa respaldada por Hugo Chávez: ”muchos otros gobiernos del continente coinciden con nosotros en esa vieja propuesta para desprendernos definitivamente del coloniaje que Estados Unidos le impuso a este continente. Este siglo es el siglo de la liberación de la América Latina, de la liberación del Caribe“.

El proyecto coincide con los objetivos antiimperialistas de Chávez para quien ”siguen soplando vientos de cambio en América Latina: muchos gobiernos del continente estamos planteando, yo pudiera decir incluso que la mayoría nos acompaña en esta propuesta, la creación de una organización de Estados latinoamericanos y caribeños sin Estados Unidos, sin Canadá“.

Honduras excluida

Si bien no aparece en la agenda, se prevé que los países latinoamericanos abordarán la situación en Honduras, único país excluido de la cita de Playa del Carmen, al no haber sido invitada por México. El subsecretario para América Latina y el Caribe de la cancillería mexicana, Salvador Beltrán del Río, dijo a Efe que México como anfitrión ”no podía hacer caso omiso a que es un país que ahora está fuera del sistema interamericano y de la OEA...Mientras no regrese a la OEA no le podemos invitar“.

El tema de Honduras ya dividió a la región en la Cumbre Iberoamericana de Estoril y podría ocurrir lo mismo en la cita de Cancún, aunque ahora Brasil parece haber suavizado su postura alejándose de las posturas condenatorias de Venezuela. Luiz Inácio 'Lula' da Silva tendió la mano al régimen de Porfirio Lobo y abogó por reanudar el diálogo con el país centroamericano y el regreso de Tegucigalpa a la Organización de Estados Americanos para promover una «reconciliación nacional» que incluya la vuelta de Manuel Zelaya al país.

Como aseguró Celso Amorim en el diario El País: ”el proceso de reconciliación no está cerrado y una buena medida sería la de permitir que [el depuesto presidente] Zelaya pueda volver a participar en la vida política en su país“. Esa postura no es compartida por otros líderes regionales como el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien dijo que aún no estaba dispuesto a reconocer diplomáticamente al nuevo gobierno del país vecino, porque ”el golpe (de Estado) está vivo“, y porque el presidente Porfirio Lobo ”está sentado sobre las bayonetas“.

En la propia Honduras la cita de Cancún ha provocado tensiones. El presidente hondureño Porfirio Lobo ha acusado a Manuel Zelaya de estar maniobrando en el exterior en contra de su gobierno: ”que se calme y que deje de molestar a Honduras ya“, le pidió el Lobo al ex gobernante Zelaya, quien dijo que enviará una petición a la Cumbre del Grupo de Río para que desaparezcan las Fuerzas Armadas de Honduras. ”No creo que haya nada que esté por encima de lo que es nuestro derecho a regirnos internamente. Yo le sugeriría al ex presidente Zelaya que se calme, que deje de molestar a Honduras ya”, dijo Lobo

Ayudar a Haití

En la cita de Cancún se abordará la cooperación conjunta de la región para ayudar a Haití tras el terremoto que asoló esta país el pasado 12 de enero. El presidente de Haití, René Préval, viajará a Cancún para exponer ante la Comunidad del Caribe (CARICOM), la urgencia de conseguir refugio para los miles de haitianos que viven a la intemperie desde el terremoto.

Cerca de 1.200.000 haitianos permanecen en estos precarios campamentos y unos 900.000 esperan la llegada de tiendas de campaña, indicó el mandatario durante un acto junto a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien visitó Haití para conocer la situación del país tras el devastador terremoto, que causó la muerte de 217.000 personas.

Préval recordó que la próxima llegada de las lluvias agravará la situación de estas personas, por lo que pidió “una gran coalición de esfuerzos” de la comunidad internacional que haga posible solucionar este problema. “No basta sólo con nuestros propios medios”, enfatizó.

Bachelet aseguró que expondrá los problemas más urgentes que afectan a Haití en las reuniones del Grupo de Río, de la Unión de Naciones Suramericanas y de América Latina y el Caribe. La canciller mexicana Patricia Espinosa ha afirmado que se tratará de á “agilizar los mecanismos de coordinación para definir con claridad cuáles son las necesidades”.

Solidaridad con Argentina frente al Reino Unido

Otro tema que estará en la mesa es el del contencioso entre Argentina y el Reino Unido. La presidenta Cristina Kirchner buscará un pronunciamiento de condena contra el Reino Unido y la ratificación de la defensa de la soberanía argentina de las Islas Malvinas. La presidenta aspira a conseguir una condena de los países de la región por la exploración de hidrocarburos decidida por Gran Bretaña en la zona de las Islas Malvinas.

Argentina rechaza la decisión británica de autorizar perforaciones en las Islas Malvinas, que el gobierno de Cristina Kirchner calificó de decisión “unilateral” y denunció que viola los tratados bilaterales. Además presentó una queja formal en Londres y prohibió la navegación en aguas argentinas para buques que vayan a Malvinas sin permiso argentino.

El canciller argentino Jorge Taiana “planteará la necesidad de un pronunciamiento por parte de ese organismo internacional condenando la actitud británica por Malvinas”, por la iniciativa de explorar la cuenca del archipiélago.

Citas Bilaterales

La cumbre será no sólo un foro de reunión colectiva de los presidentes sino un marco para que haya múltiples reuniones bilaterales, algunas muy significativas. Entre las más llamativas destaca la de los presidentes Rafael Correa y Álvaro Uribe para analizar la agenda bilateral entre Ecuador y Colombia. Una cita que puede poner fin a dos años de tensiones diplomáticas.

La reunión del Grupo de Río en Cancún será el marco escogido por el presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, para reunirse con el mexicano, Felipe Calderón, y lanzar las negociaciones para la firma de un tratado de libre comercio entre México y Brasil. El portavoz de la presidencia brasileña, Marcelo Baumbach, afirmó que “las discusiones preparatorias, impulsadas por la decisión de los presidentes en agosto pasado avanzaron de forma significativa”.

Además, el presidente electo de Chile, Sebastián Piñera mantendrá una apretada agenda y se verá con los presidentes de Colombia, México, Brasil, Argentina, Ecuador y con el canciller de Perú, José García Belaunde. También será una cita que sirva a la presidenta electa de Costa Rica, Laura Chinchilla, para hacer sus primeros contactos regionales. Chinchilla acompaña a Óscar Arias a la Cumbre. Finalmente, el presidente electo de Uruguay José Pepe Mujica no ha viajado con Tabaré Vázquez dado que el 1º de marzo asume la presidencia.

Grupo de Río, un organismo con historia

El Grupo de Río nació en 1986 con la Declaración de Río de Janeiro firmada por Argentina, Brasil, Colombia, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela. El antecedente del bloque de Río fue el Grupo Contadora, creado en 1983 cuando Colombia, México, Panamá y Venezuela se unieron para buscar la paz en Centroamérica, que vivía guerras civiles en El Salvador, Nicaragua y Guatemala. Contadora impulsó los acuerdos de paz de Esquipulas que llevaron la paz a Centroamérica.

En 1986 se convirtió en grupo de los Ocho y extendió su acción a otros problemas regionales. En 1990 el Grupo Contadora adoptó el nombre de Grupo de Río, integrado por Argentina, Belice, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guayana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Dominicana, Uruguay y Venezuela y la Comunidad del Caribe o Caricom, que reúne a su vez por 15 países de la región.

En 1990 ingresaron Chile, Ecuador, Bolivia, Paraguay y un representante del Caribe y otro de Centroamérica. En 2008 se unieron Cuba, Haití y Guyana. El mecanismo ha mantenido 20 encuentros presidenciales y 30 reuniones de cancilleres y en marzo del 2008 se decidió que los jefes de Estado celebraran cumbres cada dos años y no anualmente. El Grupo de Río parecía que estaba a punto de desaparecer en 2008, pero durante la Cumbre de ese año en República Dominicana revivió gracias a las gestiones de varios presidentes que lograron evitar el enfrentamiento entre Colombia y Ecuador/Venezuela.

Para la canciller mexicana entonces empezó una nueva época para el Grupo de Río: ”durante la Cumbre del Grupo de Río del año 2008 en República Dominicana se pensó que esa instancia de diálogo multilateral estaba ya muerta. Y sin embargo sobrevivió...
Cuando México tomó la secretaría pro-tempore del Grupo, había mucha gente que pensaba que nos íbamos a hacer cargo del entierro. Se tuvo previamente muy poca actividad y no se lograba dinamismo alguno. Sin embargo, justo en ese momento sucedió la álgida tensión entre Colombia y Ecuador. Hasta antes de esa reunión, la Organización de Estados Americanos (OEA) no había podido operar ningún entendimiento, pero en Dominicana el rumbo de esta crisis comenzó a mejorarse. Para sorpresa de todos, se obtuvo un primer acuerdo fundamental entre estos dos países a partir de los esfuerzos del Grupo de Río”.

El martes está previsto que Michelle Bachelet, asuma la presidencia pro-témpore del Grupo de Río, que a partir de marzo ejercerá su sucesor, Sebastián Piñera, quien acompaña a la presidenta de su país a Cancún. (Infolatam)

 

Categorías: Política, América Latina.