MercoPress, in English

Domingo, 20 de mayo de 2018 - 19:43 UTC

Brasil instala más albergues ante avalancha de refugiados desde Venezuela

Lunes, 7 de mayo de 2018 - 09:49 UTC
Según ACNUR el perfil de los refugiados de Venezuela cambió, “Son personas cada vez más vulnerables, y llegan con índices de nutrición moderados o bajos” Según ACNUR el perfil de los refugiados de Venezuela cambió, “Son personas cada vez más vulnerables, y llegan con índices de nutrición moderados o bajos”

El gobierno brasileño prepara la instalación de nuevos albergues para refugiados en el estado de Roraima frente a una eventual nueva ola de inmigrantes venezolanos, que desde el año pasado han llegado por millares a esa región del norte del país.

”No podemos ser sorprendidos” por un recrudecimiento del éxodo, declaró el general Eduardo Pazuello, responsable de la operación humanitaria desplegada para ayudar a los venezolanos en la ciudad fronteriza de Pacaraima y en Boa Vista, capital de Roraima.

Pazuello aclaró que el flujo migratorio, que ha llevado a unos 40.000 venezolanos hacia Brasil, se ha “estabilizado” y que no hay indicios que vaya a recrudecer, aunque aún así se instalarán dos nuevos refugios, con los que llegarán a nueve, a los que podrían agregarse otros en caso de necesidad.

Sin embargo, fuentes de organismos humanitarios que trabajan en la zona dijeron que aún ingresan cientos de venezolanos cada día a Brasil y que la delicada crisis económica, social y política de Venezuela no ha sido superada, lo que lleva a prever que el flujo se incrementará.

“No se han superado las causas que provocan ese éxodo”, señaló un portavoz de una organización de derechos humanos que pidió no ser identificado. En su gran mayoría, los venezolanos que han llegado a Roraima han conseguido empleo y se mantienen por sí solos, así como muchos otros han optado por radicarse en otras zonas de Brasil, incluso mediante planes del Gobierno brasileño para asentarlos en otras ciudades.

Esas iniciativas, sin embargo, no han descomprimido la situación en Boa Vista, donde las autoridades calculan que hay al menos 6.000 venezolanos en situación de “vulnerabilidad” económica y social. De ellos, unos 4.000 están en los siete albergues instalados por el Gobierno en Boa Vista, que son supervisados por diversos grupos de derechos humanos y organismos internacionales, como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

La española Isabel Márquez, representante de esa organización en Brasil, dijo a periodistas que, en los últimos meses, el perfil de las personas que llegan desde Venezuela ha cambiado y agregado a un número mayor de miembros de las clases sociales más pobres. “Son personas cada vez más vulnerables, que incluso llegan con índices de nutrición moderados o bajos”, indicó.

El Gobierno del presidente Michel Temer ha anunciado recursos por el orden de los 190 millones de reales (unos 55 millones de dólares) para atender la emergencia durante este año, pero aún así la presión en Roraima es creciente.

Categorías: Política, Brasil, Venezuela.