MercoPress, in English

Lunes, 10 de diciembre de 2018 - 07:00 UTC

Abogado defensor de Cristina Fernández se mofa del procesamiento: “parece un guión de Netflix”

Martes, 18 de setiembre de 2018 - 09:49 UTC
“Leí la resolución, es un disparate jurídico. No hay pruebas. Las declaraciones de arrepentidos no valen nada” declaró el abogado Carlos Beraldi “Leí la resolución, es un disparate jurídico. No hay pruebas. Las declaraciones de arrepentidos no valen nada” declaró el abogado Carlos Beraldi
Bonadio consideró que “la asociación ilícita fue comandada por el fallecido Néstor Kirchner y Cristina Kirchner”, durante sus gobiernos Bonadio consideró que “la asociación ilícita fue comandada por el fallecido Néstor Kirchner y Cristina Kirchner”, durante sus gobiernos
Tras considerar a la ex presidente “jefa de una asociación ilícita”, el juez federal Claudio Bonadio “pidió su desafuero” al Senado Tras considerar a la ex presidente “jefa de una asociación ilícita”, el juez federal Claudio Bonadio “pidió su desafuero” al Senado

La ex presidenta argentina y actual senadora Cristina Kirchner fue procesada este lunes por el juez que lleva la mega-causa de sobornos conocida como “cuadernos de la corrupción”, quien además ordenó su prisión preventiva, así como a una treintena de ex funcionarios y empresarios. Cristina Fernández de Kirchner quien suma con éste su sexto procesamiento en distintas causas- seguirá en libertad por sus fueros como senadora.

“Leí la resolución y es un disparate jurídico. No hay ninguna prueba. Las declaraciones de los arrepentidos no valen nada. Esto no es un expediente, parece un guión de Netflix”, declaró la noche del lunes al canal C5N Carlos Beraldi, abogado de la ex mandataria. Tras considerar a la ex presidenta “jefa de una asociación ilícita”, según informó el Centro de Información Judicial (CIJ), el juez federal Claudio Bonadio “pidió su desafuero” al Senado, que en diciembre pasado ya rechazó otro pedido similar del mismo magistrado.

Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque de senadores peronistas y enfrentado en la interna partidaria a la ex presidenta, anticipó su postura contraria a un desafuero mientras no haya una condena firme. En el fallo de 500 fojas, el magistrado procesó también con prisión preventiva a 17 ex funcionarios, entre ellos el ex ministro de Planificación Federal Julio de Vido, ya detenido por otra causa, y casi todos sus colaboradores, además de 13 empresarios. De este total, permanecerán en libertad por haber sido aceptados como “arrepentidos” al colaborar con la justicia, cinco ex funcionarios y nueve empresarios, ente ellos Ángelo Calcaterra, primo del presidente argentino, Mauricio Macri. Otros siete empresarios, cuatro ex funcionarios y un ex juez fueron procesados sin prisión preventiva.

Bonadio embargó a todos los procesados por 4.000 millones de pesos (100 millones de dólares). El juez investiga el pago de sobornos millonarios por parte de los más importantes empresarios argentinos para obtener contratos de construcción de obra pública entre 2003 y 2015. En el fallo, Bonadio consideró que ”la asociación ilícita fue comandada por (el ya fallecido) Néstor Kirchner y Cristina Kirchner“, durante cuyos gobiernos funcionó ”una maquinaria que le sacaba con procedimientos amañados dinero al Estado“.

El objetivo era ”distribuir coimas a funcionarios corruptos, a cambio que, por avaricia y codicia, ese selecto grupo de empresarios también se llenaran los bolsillos mediante su participación en licitaciones o concesiones“. Bonadio estimó que ”lo producido por esos sobornos era utilizado“ para financiar ilegalmente campañas electorales o ”vinculadas a la gestión política del gobierno y de organizaciones satélites, para comprar voluntades del Poder Judicial“ o ”a tareas de inteligencia política“. ”Pero el grueso de esos fondos fueron destinados a engrosar de manera espuria e ilegal, el patrimonio personal de quienes entre los años 2003 y 2015 ocuparon los más altos cargos de la República“, destacó el juez.

La trama de sobornos fue destapada por una serie de detallados diarios que llevó un chofer del ministerio de Planificación y cuyas copias terminaron en manos de la justicia. A esas anotaciones hechas en cuadernos escolares se han sumado las confesiones de una docena de implicados que se acogieron a la figura legal de ”arrepentidos“, la mayor parte empresarios, pero también ex funcionarios kirchneristas. En el marco de esta investigación, la senadora fue indagada dos veces por el juez Bonadio. En ambos casos estuvo personalmente en el juzgado, pero presentó escritos en los que rechazó las acusaciones. Hace tres semanas, el juez llevó a cabo allanamientos en las tres viviendas de Kirchner, un departamento en Buenos Aires y dos casas en Río Gallegos y El Calafate, en la Patagonia, al sur del país.

En un video divulgado el domingo, la ex presidente mostró algunos destrozos producidos durante los tres días de allanamiento en su casa de El Calafate y responsabilizó al juez. ”Fue un capítulo más de humillación y persecución”, denunció. La ex jefe de Estado, que se considera una perseguida por la justicia, había recusado sin éxito al juez y al fiscal de la causa, Carlos Stornelli.

Cristina Fernández es la principal dirigente de la oposición y conserva un 30% de apoyo, según encuestas, a un año de las elecciones presidenciales. Este lunes, en otra causa, la justicia le denegó un pedido de postergación de audiencia y deberá presentarse el martes a indagatoria, citada por el juez Sebastián Casanello, que investiga lavado de dinero por parte del detenido empresario Lázaro Báez, vinculado a los Kirchner. La senadora está investigada en siete causas por supuesta corrupción y por presunto encubrimiento a iraníes en la causa por el atentado a la mutual judía AMIA en 1994.

Categorías: Política, Argentina.