MercoPress, in English

Miércoles, 19 de setiembre de 2018 - 19:06 UTC

Proteccionismo y condiciones financieras globales amenaza economías emergentes, advierte el BCE

Viernes, 29 de junio de 2018 - 08:32 UTC
BCE estima que “la implementación de mayores aranceles y la posibilidad de una expansión del proteccionismo representan un riesgo clave para el crecimiento”. BCE estima que “la implementación de mayores aranceles y la posibilidad de una expansión del proteccionismo representan un riesgo clave para el crecimiento”.
A pesar que políticas monetarias expansivas continúan en pie “las condiciones financieras globales se han endurecido en especial para las economías emergentes” A pesar que políticas monetarias expansivas continúan en pie “las condiciones financieras globales se han endurecido en especial para las economías emergentes”
La reforma fiscal de Estados Unidos puede tener un impacto en la actividad más fuerte de lo esperado, señala el informe La reforma fiscal de Estados Unidos puede tener un impacto en la actividad más fuerte de lo esperado, señala el informe

El Banco Central Europeo (BCE) considera que los riesgos para la economía global se han incrementado en las últimas semanas y que un mayor proteccionismo puede tener un impacto significativo en la actividad y el comercio mundial, según el boletín económico de la entidad publicado el jueves.

 El banco estima que los riesgos para la economía global están equilibrados a corto plazo pero aumentarán a medio plazo. “La implementación de mayores aranceles y la posibilidad de una expansión del proteccionismo representan un riesgo clave global para el crecimiento”.

“A pesar de que las políticas monetarias expansivas continúan en pie, las condiciones financieras globales se han endurecido en las semanas recientes, particularmente en las economías emergentes”.

La reforma fiscal de Estados Unidos puede tener un impacto en la actividad más fuerte de lo esperado, señala el informe, pero alerta de que “el incremento de los precios del petróleo, como reflejo de una demanda global todavía resistencia, pero también las preocupaciones por las tensiones geopolíticas, han enfriado las perspectivas en los países importadores de petróleo”.

El banco alerta de otros riesgos relacionados con la posibilidad que continúen endureciéndose las condiciones financieras globales, con alteraciones asociadas con el proceso de reformas en China y con incertidumbres geopolíticas, especialmente relacionadas con el brexit.

Los economistas del BCE creen que China empieza a enfocar su economía hacia un modelo de menor crecimiento, pero que se más sostenible en el largo plazo. Además, “aunque las condiciones financieras globales continúan siendo cómodas, se han endurecido en algunas economías emergentes”.

“A pesar que las políticas monetarias expansivas continúan en pie, las condiciones financieras globales se han endurecido en las semanas recientes, particularmente en las economías emergentes... los flujos de capitales hacia esos países han disminuido, mientras que la prima que pagan los bonos de esos países se ha incrementado”, sostienen los expertos del BCE.

Respecto a la Eurozona, el boletín considera que, pese a la desaceleración registrada a principios de este año, el crecimiento continuará “sólido y con amplia base” y que los riesgos en las perspectivas de crecimiento están “largamente equilibrados”.

Tal como constató en la reunión de su Consejo de Gobierno del pasado 14 de junio, el BCE señala que la inflación subyacente -que excluye los precios de la energía y los alimentos no elaborados- se ha recuperado de sus recientes mínimos y que la incertidumbre sobre las perspectivas de evolución de los precios ha disminuido.

En este sentido, prevé que la inflación subyacente repunte a finales de año y se incremente después gradualmente a medio plazo.

En su última reunión el Consejo de Gobierno anunció que las compras de deuda pública y privada del BCE pasarían de 30.000 a 15.000 millones de euros a partir del próximo octubre y que concluirían a finales de año. Asimismo, afirmó que los tipos de interés permanecerían en sus niveles actuales al menos hasta el verano de 2019.