MercoPress, in English

Viernes, 20 de abril de 2018 - 08:46 UTC

Falklands y su ecosistema, documentados en National Geographic

Viernes, 2 de febrero de 2018 - 00:55 UTC
Un albatros captado por el reconocido fotógrafo internacional Phil Nicklen   Un albatros captado por el reconocido fotógrafo internacional Phil Nicklen
Nicklen en una de sus tantas avennturas fotográficas  Nicklen en una de sus tantas avennturas fotográficas

La revista National Geographic anunció que la edición de febrero incluye un excelente despliegue de fotos y notas sobre el ecosistema de las Islas Falkland, las cuales fueron tomadas por el mundialmente reconocido fotógrafo de vida silvestre, Phil Nicklen.

 El artículo comienza explicando que en las Falklands hay 167 ovejas por habitante, pero las Islas cuentan asimismo con 65 especies de aves, y toda una gama de mamíferos marinos que conviven con la explotación pecuaria, una de los sectores históricos de la economía del archipiélago en el Atlántico sur.

Nicklen resalta que las Falklands son muy a menudo consideradas como ejemplo de conservación, a la vez que prueba de como una comunidad puede coexistir con la naturaleza, pacíficamente.

En una breve entrevista promocionando el número, Nicklen admite que a menudo viaja a la Antártida, y que las Falklands son escala obligada, pero también entendió que era tiempo de encarar de lleno la experiencia de un ecosistema tan rico.

“Parece existir este equilibrio entre gente, humanos, ovejas, agricultura, pesca y una abundante naturaleza y vida silvestre”.

El reconocido fotógrafo también contó cómo logró la foto principal de la nota en la revista dedicada a las Falklands. Estaba sentado admirando la naturaleza y un despliegue fantástico de aves marinas, y de pingüinos en la isla de Steeple Jason cuando aconteció el incidente que inmediatamente registró con su cámara.

“Me encontraba ahí solo con esa naturaleza, tomado fotos, con una luz hermosa, tormentas en la distancia, deslumbrado por los miles de albatros de cejas negras, perfectamente formados junto a sus nidos en tanto sus parejas sobrevolaban sobre la zona. Y fue entonces que esa ave con un despliegue de alas de dos metros y medio avanza detrás de mí, flotando en el viento y me golpea atrás en la cabeza y remonta vuelo. Y ese es justamente el momento que capté, como la foto principal encuadrada por ese despliegue de alas sobre la colonia”.

Por último el fotógrafo internacional admite que estar y recorre las Islas Falkland realmente alentaron mi ánimo. Me dio esperanzas que podemos recuperar lugares de la naturales, si nos podemos mantener al margen y fuera de esos escenarios.