MercoPress, in English

Domingo, 19 de noviembre de 2017 - 06:28 UTC

Elecciones en las Islas Falkland: algunas reflexiones

Viernes, 20 de octubre de 2017 - 05:40 UTC
La votación tendrá lugar el 9 de noviembre y ocho son las bancas en juego, cinco por Stanley y tres por el Campo  La votación tendrá lugar el 9 de noviembre y ocho son las bancas en juego, cinco por Stanley y tres por el Campo

Por John Fowler - Cuanto ha cambiado el sistema y representación política en las Islas Falkland queda de manifiesto en una columna de opinión del semanario Penguin News, a propósito de la elección general prevista para el 9 de noviembre cuando se renueva la totalidad de integrantes de la Asamblea Legislativa, ocho miembros, órgano principal del gobierno autónomo de las Falklands

 John Fowler ha sido maestro, periodista y ha trabajado en el sector turístico de las Islas desde los años setenta y si bien nacido en Inglaterra, se ha convertido es un Isleño experto y referencia para asuntos de las Falklands.

Fowler comienza diciendo que al momento de ir a prensa el semanario, (jueves) son dieciséis las valientes o temerarias almas que se han declarado candidatos para la elección general. Se trata de un aspirante más que en la elección del 2013 y puede que sea el mayor número de candidatos a presentarse a una elección. Con un promedio de edad inferior a los cincuenta años, se trata por lejos del grupo de candidatos más joven. Parece también que pertenecen al pasado los días en que sólo los ricos, jubilados, desempleados, o veteranos empleables, estaban disponibles para participar.

Contrariamente a las afirmaciones del gobierno argentino, los días de la colonia cuando el gobernador podía nominar a candidatos al consejo legislativo, no son más y en la actualidad el gobierno británico nada tiene que ver con quienes los Isleños eligen para su propio gobierno. Pertenecen a un pasado distante los días en que algunos maliciosamente hablaban de los “consejos de cowboys”, pues la mayoría de sus miembros, ya sea electos o nominados, eran los dueños o gerentes de las estancias. En la lista de candidatos para noviembre sólo hay dos relacionados a las estancias.

En los viejos días de la colonia, los miembros de los consejos Legislativo y Ejecutivo de las Islas Falkland, muy probablemente estaban inclinados hacia un cerrado conservadurismo, pero las respuestas recogidas en un breve cuestionario del Penguin News a los candidatos, indican que ya no es más así.

Cuando se les preguntó cómo se ubican o se describen en el espectro político, uno de los doce candidatos que respondió se manifestó de “izquierda”, y cinco como “centro izquierda”. Uno sólo se describió como “centro derecha” y dos como “centro”, en tanto tres rehusaron etiquetarse en las opciones ofrecidas. Por tanto parece que las Falklands no van a ser parte de ninguna movida global hacia un extremismo de derecha, por lo menos en el futuro próximo.

Una tendencia hacia las inquietudes sociales y liberales también quedó en evidencia en la pregunta a los candidatos sobre qué áreas (comisiones) les interesaría más en caso de ser electos. La que encabezó fue la cartera de Políticas y Relaciones Públicas, si bien Educación también figuró en los dos primeros lugares por la mitad de los candidatos que efectivamente respondieron la pregunta. Salud y Protección Públicas, Comercio e Industria, Obras Públicas y Recursos Naturales, también emergieron entre las opciones primera y segunda.

En cambio no hubo interesados por las comisiones de Servicios Centrales o Tesorería, Finanzas y Servicios Regulatorios, si bien se debe consignar que por lo menos uno de los candidatos sostuvo que se haría cargo de cualquiera de las comisiones, con entusiasmo y dedicación.

En cuanto a las prioridades que deberían abordarse en las medidas sugeridas en la última versión de la “Estrategia de Desarrollo de las Islas Falkland y Plan de Acción”, los candidatos, quizá con despliegue de sentido común, no hicieron ni planteos ni promesas dramáticas. Hubo un consenso general en la necesidad de cubrir el déficit en materia de oficios, aumento de la población, diversificar la economía y la necesidad de mejorar la infraestructura. Se mencionaron como esenciales para el crecimiento económico de las Islas, nuevas facilidades portuarias, una nueva planta generadora de electricidad, mejorar comunicaciones con el exterior y más vuelos al exterior, pero aquí también, quizá sabiamente, los detalles en cuanto a cómo alcanzar estos compartibles e interconectados objetivos resultaron muy escasos.

Fowler agrega en honor a la verdad, que al momento de escribir no cuenta con las respuestas de todos los candidatos, pero la semana entrante el Penguin News publicará los programas de los aspirantes, lo cual permitiría saber algo más sobre qué piensan, pero al momento se puede decir con total seguridad que ninguno de los nuevos candidatos es acreedor de poderes mágicos o de inspiración divina.

Por el contrario, parecen comprometidos a seguir, con sentido común, en la huella de las políticas ya muy elaboradas por sus predecesores. En el caso por ejemplo de cuatro ex legisladores quienes aspiran a su reelección, se puede realizar un juicio razonablemente informado en base a sus antecedentes legislativos. Con los nuevos candidatos, elegir no queda muy claro. En las Falklands no existen los partidos políticos por tanto los legisladores no tienen que ajustarse a una línea partidaria y los votantes, no tienen forma de saber que otras influencias puede que estén operando sobre ellos durante los cuatro años de sus mandatos. En la ausencia de una bola de cristal o del pulpo profético, los votantes deben apelar a otros criterios para respaldar sus votos. En una pequeña comunidad como las Falklands, existe el riesgo que estos criterios puedan responder a lealtades familiares, amigos, prejuicios personales de toda naturaleza, o simplemente creer en lo que se ha escuchado en el pub o leído en Facebook.

Fowler explica que con el trabajo y responsabilidades de los legisladores de las Falklands en constante aumento, desde hace varios años, mucho es lo que se exige de esos representantes. Los votantes por su parte deben tomar en serio el proceso electoral aún cuando implique un esfuerzo mayor que el de la chismografía. La semana próxima cada uno de los candidatos confirmados en esa condición tendrán la oportunidad de, en 500 palabras, en el Penguin News expresar sus ideas sobre cómo van a representar a sus electores en los próximos cuatro años.

De ahí que se hace imperioso leer con atención esos programas y con una cabeza abierta. Es importante elegir a los candidatos correctos, el futuro de los Isleños estará en sus manos y las decisiones que adopten, invocándolos, pueden tener consecuencias para los votantes más allá de los cuatro años de la Asamblea Legislativa a elegirse el 9 de noviembre. (Penguin News)