MercoPress, in English

Domingo, 19 de noviembre de 2017 - 01:05 UTC

Falklands y el aislacionismo en un intercambio epistolar

Sábado, 14 de octubre de 2017 - 20:01 UTC
Mike Summers y la llamativa frase, ”De aquí a treinta años, no es tarea de ellos (Argentina), es algo para todos encarar y componer, si podemos”.   Mike Summers y la llamativa frase, ”De aquí a treinta años, no es tarea de ellos (Argentina), es algo para todos encarar y componer, si podemos”.
El único reconocimiento al reclamo que acepta Argentina, es  básicamente que Gran Bretaña entregue las Islas, sostuvo Patrick Watts El único reconocimiento al reclamo que acepta Argentina, es básicamente que Gran Bretaña entregue las Islas, sostuvo Patrick Watts

Un interesante intercambio se ha planteado entre dos referentes de las Islas Falklands, a propósito de cómo encarar el futuro político, particularmente el grado de aislacionismo, o no, del Territorio Británico de Ultramar en el Atlántico sur. Ambos son nacidos en las Falklands y tienen más que sólidos y merecidos galones en la férrea defensa de la autodeterminación de las Islas y rechazo de plano de cualquier compromiso a propósito de la disputa de soberanía con Argentina.

 Mike Summers es legislador electo que ha repetido varios mandatos y su presencia es por lejos la más reconocida en el campo de la diplomacia de las Falklands, tanto en Naciones Unidas, ante el Foreign Office y Westminster, en el congreso de EE.UU. y el parlamento de Canadá y ni que hablar en Argentina, y el Palacio San Martín, donde entre sus logros alcanzó, junto a sus pares y el entonces canciller Guido di Tella, el entendimiento de julio de 1999, el cual aseguró el vínculo aéreo de las Islas con Chile.

También ha desarrollado una participación activa en el reciente acercamiento constructivo entre Argentina, el Reino Unido y las Falklands.

Por otra parte está el periodista Patrick Watts, la voz de las Falklands durante décadas al frente de la radio de las Islas, quien durante la ocupación de las Falklands por militares argentinos puso su vida en la línea de fuego, al negarse en el estudio a punta de varias armas de oficiales, a difundir noticias favorables a los invasores. Por otra parte es un gran polemista, y tanto visitantes como periodistas, argentinos y otros, han sabido de su sólido compromiso con las Falklands, con tanta pasión como argumentos.

El motivo de la diferencia refiere a un discurso de MLA Summers al finalizar la legislatura, (hay elecciones el 9 de noviembre), y sostener que no hay que dejar la disputa de las Falklands con Argentina para que se hagan cargo las futuras generaciones, y argumentó que no existe nada en el mundo que sea enteramente insoluble, y puso como ejemplo el caso de Irlanda del Norte.

“No debemos ceder en nada el terreno que hemos logrado en materia de auto determinación y los principios fundamentales de derechos humanos, pero también siempre debemos estar abiertos a encontrar formas de seguir avanzando”.

Agregó que “si simplemente nos cerramos y decimos que no hay una solución para esto, y no tratamos de encontrar un camino para avanzar, entonces nunca vamos a poder avanzar”, y simplemente queda para que las futuras generaciones lo encaren.

Por último sostuvo que en tanto haya una relativa paz en América del Sur y “en tanto se continúen a elegir gobiernos democráticos, y abracen el concepto de democracia y con ello también abracen el concepto de los derechos de los pueblos y derechos humanos, entonces en ese escenario hay esperanza”. Y las Falklands deben estar prestos a aprovechar oportunidades y presionar sobre ellas, pero sin ceder.

La frase quizá más llamativa fuera, ”De aquí a treinta años, no es tarea de ellos (Argentina), es algo para todos encarar y componer, si podemos“.

La noticia que fuera publicada en el semanario de las Falklands, Penguin News mereció un planteamiento en Cartas de Lectores de la edición siguiente, en la cual Patrick Watts se manifiesta perplejo por los comentarios de su coterráneo.

”Debo confesar que estoy algo perplejo por los comentarios de MLA Mike Summers tal cual fueran informados en el Penguin News del 29 de setiembre, en los cuales se insinúa que la disputa de soberanía entre Gran Bretaña y Argentina respecto a las Falklands, es algo en que nosotros Isleños también deberíamos estar activamente inmersos en tratar de resolver.

Estoy seguro que así como el Sr. Summers, como la amplia mayoría de la población, están al tanto que en lo que se refiere a Argentina un acuerdo en cuanto a la disputa sólo significa una cosa, y esa es el reconocimiento del reclamo de soberanía: básicamente significa que Gran Bretaña entregue las Islas a Argentina.

Por tanto estoy algo confundido por su comentario, ”no es sólo para ellos (Argentina), es para todos nosotros de arreglarlo si es que podemos”. Recuerdo que hace tan sólo tres años el 99.8% de la población votó abrumadoramente en un referendo para mantener la soberanía británica de las Islas. Dudo que una sola persona haya cambiado de opinión desde entonces.

El legislador que se retira, durante sus muchos años en el Consejo (Legislativo) ha sido un excelente embajador de las Falklands y ha hecho varios discursos tan enaltecedores como patrióticos, tanto en Naciones Unidas y otros foros internacionales, en los cuales refutó con fuerza el reclamo de soberanía de Argentina sobre las Islas y ha sido campeón de nuestro derecho a la autodeterminación.

Nos ha brindado seguridades y confianza a todos nosotros que deseamos que las Islas permanezcan británicas.

Por tanto encuentro que sus recientes comentarios son bastante desconcertantes y me pregunto si se trata de un cambio de política del Foreign Office británico en cuanto a nuestra futura relación con Argentina, la cual tras casi 35 años del fin de hostilidades, persiste en acosarnos tanto política como económicamente?
Sigue la firma de Patrick Watts, MBE, Stanley.

La respuesta de MLA Mike Summers, no se hizo esperar, en la última edición del Penguin News bajo el título, “Forjando progreso para nuestro país”

”La confusión de Patrick Watts sólo puede explicarse por no haber escuchado o leído todo el discurso tal cual fuera enunciado. En ningún momento se abogó compromiso alguno en materia de auto determinación (y por extensión de la soberanía). Se aboga tener confianza en nuestra propia habilidad de hacer aquello que es correcto para las Islas Falkland, sin enterrar nuestras cabezas en la arena o de hecho apoyando la política aislacionista Kirchnerista.

La más bizarra de las ideas en la carta de Patrick fue el párrafo final especulando que yo podría estar apoyando alguna nueva política del gobierno de SM. Primeramente, si es que hay alguna política nueva (a no ser otra que involucrarse con Argentina sobre una base madura), no estoy al tanto. Segundo, aún cuando lo hubiere, no estaría instrumentándola yo en nombre del gobierno de SM. Son capaces de hacerlo ellos mismos. Sólo la apoyaría si fuera en el mejor interés a largo plazo de las Islas Falklands. Nunca he tenido miedo en confrontar al gobierno de SM cuando las políticas parecen comprometer nuestra seguridad y estatus soberano.

Lo que permanece importante es que debemos estar preparados para tomar toda oportunidad que signifique ese avance que es importante para nuestro país. Si eso significa involucrarse con el gobierno de Argentina, entonces eso es lo que deberíamos hacer”. Firma Mike Summers