MercoPress, in English

Martes, 17 de octubre de 2017 - 05:53 UTC

Falklands: desminado deja herido leve; son minas plantadas por tropas argentinas en 1982

Jueves, 2 de marzo de 2017 - 08:37 UTC
El desminado es tan peligroso como delicado. En el caso de las antipersonales es aún peor ya que la mayoría son de plástico y muy difíciles de detectar El desminado es tan peligroso como delicado. En el caso de las antipersonales es aún peor ya que la mayoría son de plástico y muy difíciles de detectar

Los trabajos de desminado en las Islas Falklands han debido suspenderse luego de un accidente acontecido el pasado lunes, cuando un explosivo detonó produciéndole heridas en la mano a uno de los jefes de cuadrilla. El incidente según informa un comunicado del gobierno de las Islas tuvo lugar en el campo minado SA032, del valle Moody, entre los montes Longdon y Tumbledown.

 Los trabajos de desminado en dichos terrenos han sido suspendidos temporariamente a la espera de una investigación mayor a llevarse a cabo por Fenix Insight, la Oficina del Proyecto de Desminado, quienes son responsables por el control de calidad del emprendimiento. En tanto el trabajo continuará tal cual dispuesto en los otros campos minados de las Falklands.

El trabajo de barrido de minas plantadas por las tropas invasoras argentinas durante su retirada en 1982, sumarían unas 20.000 entre antipersonales y las más poderosas para impedir el acceso de vehículos.

Actualmente los trabajos están en la Fase 5, que ha removido hasta el momento 2.000 explosivos antipersonales y otras 50 de las más poderosas, en un plazo de dos años tendría que dejar barridos 46 terrenos minados y delimitados. Entre 2009 y 2016 se abrieron al uso de los Isleños unos 30 campos minados, muchos en torno a la capital Stanley.

El desminado en torno a la capital es clave ya que es donde vive la mayoría de la población de las Falklands y muchos espacios afectados refieren a terrenos comunales o de esparcimiento, incluyendo playas.

Para esta fase del barrido de minas el Foreign Office y el ministerio de defensa británico has presupuestado £ 20 millones para el contrato de empresas privadas especialistas en el desminado y desactivación de explosivos dejados en campos de batalla.