MercoPress, in English

Miércoles, 16 de enero de 2019 - 20:03 UTC

Colectivos armados y arengando convergen en Caracas en apoyo del juramento de Maduro el jueves

Miércoles, 9 de enero de 2019 - 08:17 UTC
Autos, motocicletas y camiones con hombres encapuchados, camuflados y armados, cruzaron enormes barriadas de Caracas para respaldar a Maduro Autos, motocicletas y camiones con hombres encapuchados, camuflados y armados, cruzaron enormes barriadas de Caracas para respaldar a Maduro

Varias caravanas de partidarios chavistas, muchos armados, otros encapuchados, otros arengando que prometieron defender a sangre y fuego el nuevo mandato de Nicolás Maduro convergieron sobre Caracas.

 Los llamados “colectivos” hicieron una juramentación simbólica de Maduro, con retratos del mandatario y de su fallecido antecesor Hugo Chávez, frente a la sede del Parlamento, cuya mayoría opositora declaró “ilegítimo y usurpador” al gobernante el pasado sábado.

Autos, motocicletas y camiones con hombres encapuchados, camuflados y armados, cruzaron enormes barriadas de Caracas para respaldar a Maduro de cara a su juramento, previsto para el jueves ante el Tribunal Supremo de Justicia.

”Todo aquel que tenga bolas, fusil en mano, debe dar la cara. Somos cuerpos combatientes, formados militarmente, armados para este peo (conflicto). Sin miedo“, dijo Jorge Navas, jefe de una de las agrupaciones, en un discurso frente al Cuartel de la Montaña, donde está la tumba de Chávez, fallecido en 2013.

”Acá vamos revolucionarios, no delincuentes“, se defendió Navas -vestido de negro con un brazalete tricolor- durante la ruta entre los emblemáticos barrios populares 23 de Enero y Catia. Los vehículos avanzaron en medio de arengas, música y fuegos artificiales.

Los colectivos son grupos civiles asentados en comunidades pobres, donde aseguran desarrollar actividades productivas, aunque la oposición los denuncia como paramilitares del gobierno.

El sábado pasado, en el inicio de la legislatura, el nuevo presidente del Parlamento, Juan Guaidó, declaró a Maduro como ”usurpador” una vez inicie su segundo período (2019-2025) y se comprometió a generar condiciones para un “gobierno de transición” que llame a elecciones.

Un día antes, el Grupo de Lima, con respaldo de Estados Unidos, había pedido al presidente venezolano abstenerse de tomar posesión y transferir el poder al Parlamento hasta que se realicen “elecciones democráticas”.

El lunes, el número dos del oficialismo, Diosdado Cabello, descartó que la investidura de Maduro vaya a desatar la violencia. “Aquí no va a haber ninguna confrontación”, sostuvo, llamando al chavismo a marchar en Caracas el jueves.

Maduro fue reelecto el pasado 20 de mayo en comicios boicoteados por los principales partidos de oposición, que los tildaron de fraude, y desconocidos además por Estados Unidos y la Unión Europea.

En una aparición televisiva jugando béisbol, el mandatario afirmó el domingo que es el Parlamento el que “usurpa la voluntad popular” al desconocer su elección.

Durante la caravana fue constante una advertencia: “No se equivoquen”, al tiempo que sonaban fragmentos de un discurso de Chávez pronunciado en 2008 contra Estados Unidos, gobernado entonces por George W. Bush.

“¡Váyanse al carajo, yanquis de mierda! ¡Váyanse al carajo cien veces!”, tronaba la voz del ex presidente.

Los colectivos se hicieron eco de la retórica “antiimperialista” que ha caracterizado a los gobiernos de Venezuela desde que Chávez llegó al poder en 1999. Maduro acusa a la oposición de intentar derrocarlo con apoyo de Washington e, incluso, asesinarlo.

 

Categorías: Política, Venezuela.