MercoPress, in English

Viernes, 21 de setiembre de 2018 - 21:10 UTC

Otorgan Premio “Laurel de Plata” a Mujica en La Zubia

Miércoles, 22 de agosto de 2018 - 09:40 UTC
En su intervención, de unos 45 minutos, Mujica aseguró que “ni los tiros ni los desastres naturales son la revolución” En su intervención, de unos 45 minutos, Mujica aseguró que “ni los tiros ni los desastres naturales son la revolución”
Lo más “fuerte” no son los ejércitos ni los gobiernos, sino una cultura “funcional” de un sistema en el que la humanidad vive la fiebre de “destrozar un planeta” Lo más “fuerte” no son los ejércitos ni los gobiernos, sino una cultura “funcional” de un sistema en el que la humanidad vive la fiebre de “destrozar un planeta”

El ex presidente de Uruguay José Mujica viajó a España para recibir un premio otorgado en la velada final del XV Festival Internacional de Poesía en El Laurel. El reconocimiento, aunque no ha escrito ningún libro destacado de versos, se debe, según los organizadores, a su aporte a la política, de la cual ha hecho “poesía”.

Mujica aseguró que cuando surgen nuevos parámetros culturales que guían a la gente, “hay una revolución” y, por eso, abogó por transformar la cultura, pues sin ello “no cambia nada”. Así lo afirmó antes de recoger el premio internacional de poesía “Laurel de Plata”, que anualmente otorga el Ayuntamiento de La Zubia y que este 2018 ha recaído en Mujica, por representar la expresión “más genuina” de lo mejor del ser humano y de la política “hecha poesía”.

En su intervención, de unos 45 minutos, el ex mandatario uruguayo aseguró que “ni los tiros ni los desastres naturales son la revolución”. En esa línea, subrayó que lo más “fuerte” no son los ejércitos ni los gobiernos, sino una cultura “funcional” de un sistema en el que la humanidad vive la fiebre de “destrozar un planeta” por acumular ganancias, siendo “impotentes” por no poder frenar la situación.

En este sentido Mujica sostuvo que los seres humanos son animales con determinadas características, por lo que quien quiera cambiar el mundo ha de tener en cuenta lo qué son los humanos primero, pues “conocerse a sí mismo es lo más difícil”, señaló. “Nunca el hombre ha tenido tanto”, dijo el ex guerrillero, que recordó también que el “gran motor” en la humanidad es la ganancia y el crecimiento, con materia prima, más energía, más deuda con millones de hombres, ante lo que advirtió que la Tierra “no es infinita” en contrapunto a la “ambición humana”.

El verdadero peligro, según manifestó, es que se desaten cosas con un nivel irreversible, como el hecho de que las masas de hielo se disuelvan o aumente el nivel de los mares, lo que hace que los humanos estén en la puerta de construir “una gigantesca sartén”.

Mujica ha enfatizado, que a mitad de este siglo los que tengan “mucha plata” tendrán resueltos sus problemas por la ciencia, porque todo “tendrá un costo”, sin embargo, considera que habrá injusticia porque quienes no tengan dinero no podrán acceder a tratamientos para su salud, ante lo que espera que la “democracia de la muerte” siga existiendo.

También ha recordado que la felicidad es “barata” y que “no se compra”, aunque ella consista únicamente en cuestiones como “tener tiempo” para la familia, los amigos y “algunas cosas” que les guste a cada cual.

En su intervención que realizó sentado, continuó: En la vida hay cuentas que no se cobran, por lo que hay que “aprender a cargarlas en una mochila” y corroborar que el ayer sirve para aprender, aunque culminó diciendo: “lo que fue, fue”.

El alcalde de La Zubia, Antonio Molina, ha destacado que para el municipio ha sido un honor conceder el premio a Mujica, pues es un “ejemplo” de decencia. La poesía es la expresión más “genuina” del ser humano, motivo por el que ha asegurado que toda Andalucía le está “agradecida” por acudir hasta la localidad granadina.

La velada ha concluido con la poesía de Maram Al-Masri, el gaditano ensayista Jenaro Talens y el barcelonés Ose, que ha recitado poemas al ritmo de rap, quienes además han estado acompañados por la revolución musical de Amparanoia y el violinista de la Filarmónica de París Antonio André Réquéna.