MercoPress, in English

Miércoles, 14 de noviembre de 2018 - 21:34 UTC

Falklands en medio de la disputa del Brexit en materia espacial

Jueves, 10 de mayo de 2018 - 07:47 UTC
La polémica se disparó cuando el negociador para Brexit de la UE, Michael Barnier quien sostuvo que las empresas británicas tendrán que ser excluidas de Galileo La polémica se disparó cuando el negociador para Brexit de la UE, Michael Barnier quien sostuvo que las empresas británicas tendrán que ser excluidas de Galileo

Las estaciones de rastreo satelital en las Islas Falkland y de Ascensión han quedado entrampadas en la polémica del Brexit, pues los ministros británicos no descartan negar acceso a la Unión Europea a dichas plantas que serían utilizadas para el proyecto de la agencia espacial europea, Galileo.

 La situación fue divulgada en los medios británicos luego que el negociador para Brexit de la UE, Michael Barnier sostuvo que las empresas británicas tendrán que ser excluidas del desarrollo del altamente sofisticado proyecto Galileo, debido a razones de seguridad.

La estación rastreadora en las Falklands, que funciona desde hace varias décadas está instalada en un predio de la Corporación para el Desarrollo del gobierno local.

El tema fue discutido durante un debate en el parlamento británico, cuando el legislador de los Comunes, el conservador MP Daniel Kawczynsky preguntó si “en el pos Brexit, si la UE restringe el acceso al Reino Unido al proyecto del satélite Galileo, podría el ministro decirnos si se restringirá el acceso a la infraestructura de comunicaciones que se dispone en las Islas Falkland y en Ascensión?”

En respuesta a la pregunta, el ministro de estado para Negocios, Estrategia y Estrategia Industrial Sam Gyimah no entró en detalles pero afirmó que ”el gobierno ha sido muy claro en cuanto a que estamos incondicionalmente comprometidos con la seguridad europea y queremos continuar a trabajar juntos en el desarrollo de las capacidades de defensa y espaciales. Creemos que el enfoque de la Comisión (europea) es contrario a lo acordado como parte del Artículo 50, en el cual se acordó una intención compartida de mayor cooperación entre el Reino Unido y la UE en materia de defensa en el futuro”.

Dicha amenaza es una de varias opciones que explora Londres en respuesta a la posición emitida desde Bruselas. Otras opciones incluyen el desarrollo de un sistema satelital independiente que compita con Galileo, de un costo estimado en 10.000 millones de libras, a la vez que vetar el próximo lote de recursos para dicho proyecto que debe ser acordado por todos los miembros de la Agencia Espacial Europea. (PN).-