MercoPress, in English

Miércoles, 20 de junio de 2018 - 05:47 UTC

Rol geopolítico del Atlántico Sur y OTAN, discuten en escuela de defensa de Unasur

Sábado, 6 de junio de 2015 - 11:50 UTC
“Seguimos un poco aislados, pero la tendencia es que esta región se vuelva cada vez más importante en los próximos años”, señaló Ramalho “Seguimos un poco aislados, pero la tendencia es que esta región se vuelva cada vez más importante en los próximos años”, señaló Ramalho
OTAN se manifiesta por el control de Gran Bretaña en Gibraltar y en un rosario de islas, como Santa Elena, Ascensión y Malvinas OTAN se manifiesta por el control de Gran Bretaña en Gibraltar y en un rosario de islas, como Santa Elena, Ascensión y Malvinas
“Malvinas no es una piedra tirada en el océano, tiene que ver con que es la piedra en el zapato del control del Atlántico Sur Occidental”, opinó Podetti “Malvinas no es una piedra tirada en el océano, tiene que ver con que es la piedra en el zapato del control del Atlántico Sur Occidental”, opinó Podetti
“Si no nos ocupamos de la paz y la seguridad del Atlántico Sur, otros se van a ocupar”, dijo Celso Amorim, ex ministro de defensa de Brasil “Si no nos ocupamos de la paz y la seguridad del Atlántico Sur, otros se van a ocupar”, dijo Celso Amorim, ex ministro de defensa de Brasil

El Océano Atlántico sur tendrá en el futuro un rol geopolítico cada vez más significativo, de interés para la OTAN, si bien en la actualidad 'no existe una percepción de amenaza' según el brasileño Antonio Jorge Ramalho, director de la Escuela Sudamericana de Defensa, dependiente de Unasur.

 “Seguimos un poco aislados, pero la tendencia es que esta región se vuelva cada vez más importante en los próximos años”, señaló Ramalho en una entrevista con la agencia de noticias rusa Sputnik Novosti.

El hallazgo de los yacimientos de hidrocarburos en aguas profundas de la plataforma continental brasileña —llamados pre-sal por encontrarse debajo de una capa de rocas salinas— es uno de los focos de interés, coinciden analistas.

Descubiertos en 2010, estos yacimientos contienen reservas de petróleo de mediana y alta calidad que podrían convertir a Brasil en uno de los principales exportadores de crudo del mundo.

Por su parte el académico uruguayo Julián González Guyer, especializado en asuntos militares, observa ”una tendencia lenta pero sostenida hacia una mayor presencia de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) en la región“.

”África y América Latina eran zonas de influencia de Europa y de Estados Unidos, respectivamente“, dijo González Guyer a Sputnik Nóvosti.

Pero esa situación empieza a estar en cuestión, continuó, porque ”aparecen Rusia y China, y Brasil empieza a asumir un liderazgo autónomo“, por lo que en este escenario ”la OTAN no quiere perder pie“.

”Lo más explícito es cómo Gran Bretaña ha fortalecido su base en las Malvinas; ellos marcan presencia“, agregó.

La OTAN, entonces, se manifiesta por el control de Gran Bretaña en Gibraltar y en un rosario de islas, como Santa Elena, Ascensión y Malvinas, cuya soberanía reclama Argentina, observó.

En opinión del argentino Ramiro Podetti, decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de Montevideo, este escenario explica el conflicto entre Londres y Buenos Aires por el archipiélago austral.

”Malvinas no es una piedra tirada en el océano, ni tampoco su importancia deriva de supuestos yacimientos de petróleo; tiene que ver con que es la piedra en el zapato del control del Atlántico Sur Occidental”, opinó Podetti, experto en defensa y seguridad.

En este panorama se intenta revitalizar la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur (Zopacas), conformada en 1986 a iniciativa de Brasil como un espacio para el mantenimiento de la seguridad en la región, y de la que hacen parte Argentina, Uruguay y 21 países africanos con costas en ese océano, incluida Sudáfrica.

Según las fuentes, Brasil busca dar a la Zopacas un rol protagónico que nunca ha tenido.

Para Ramalho “no existe una percepción de amenaza” en la zona, lo que explica la escasa actividad del organismo.

Pero Podetti estimó que para incidir “en los hechos” en el Atlántico Sur se requiere concentrar los recursos existentes en volver más relevante la Zopacas.

“Debemos pensar en conjunto, Brasil, Argentina y Uruguay, una política que en principio será modestísima, e inscribirla dentro de la Zopacas”, señaló.

En la última reunión de este mecanismo, celebrada en Montevideo en enero de 2013, el entonces ministro de Defensa de Brasil, Celso Amorim, fue claro en destacar su importancia: “Si no nos ocupamos de la paz y la seguridad del Atlántico Sur, otros se van a ocupar”.