MercoPress, in English

Lunes, 17 de junio de 2019 - 04:07 UTC

Respaldo de Bolsonaro a Moro; caso Lula será reconsiderado por el Tribunal Supremo

Miércoles, 12 de junio de 2019 - 09:59 UTC
Bolsonaro recibió a Moro para una reunión privada y luego juntos atravesaron en lancha el lago Paranoá, para una ceremonia en la que el ministro fue condecorado. Bolsonaro recibió a Moro para una reunión privada y luego juntos atravesaron en lancha el lago Paranoá, para una ceremonia en la que el ministro fue condecorado.
El gesto viene a dar respaldo a su ministro tras el escándalo surgido por la información y filtraciones divulgadas por The Intercept Brasil El gesto viene a dar respaldo a su ministro tras el escándalo surgido por la información y filtraciones divulgadas por The Intercept Brasil
El juez Gilmar Mendes anunció este martes que la Segunda Sala retomará el asunto el próximo día 25, y lo hará bajo una “nueva situación”. El juez Gilmar Mendes anunció este martes que la Segunda Sala retomará el asunto el próximo día 25, y lo hará bajo una “nueva situación”.

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro, dio este martes un fuerte respaldo al ministro de Justicia, Sérgio Moro, frente a las sospechas surgidas sobre su actuación como juez en el proceso que llevó a la cárcel al ex mandatario Lula da Silva.

Bolsonaro no hizo declaraciones sobre el caso, pero sí utilizó un lenguaje simbólico: recibió a Moro para una reunión privada en su residencia oficial y luego juntos atravesaron en lancha el lago Paranoá de Brasilia, para una ceremonia en la que el ministro fue condecorado.

El gesto viene a dar respaldo a su ministro tras el escándalo surgido por la información a la que accedió The Intercept Brasil, que contiene mensajes que Moro intercambió, en su condición de juez, con fiscales de la operación Lava Jato, en torno al proceso en el que halló a Lula culpable de corrupción.

Los mensajes, transmitidos por Telegram, llegaron a The Intercept gracias a un “hacker” anónimo que intervino los teléfonos de Moro y algunos fiscales y sugieren que el entonces magistrado pudiera haber orientado algunas acciones de la investigación contra Lula, lo cual está expresamente prohibido por la ley.

La aparición de esos mensajes ha dado alas a la defensa de Lula y al Partido de los Trabajadores (PT), que siempre denunciaron que el ex presidente había sido víctima de una “persecución política” y que el juicio en su contra estaba “viciado” y debía ser declarado nulo.

La defensa de Lula confía ahora en una apelación que presentó el año pasado a la Corte Suprema, en la que pedía justamente la nulidad del proceso debido a lo que calificaba de “parcialidad” por parte de Moro y los fiscales de la Lava Jato.

Ese recurso está en la Segunda Sala del Supremo, que a fines del año pasado inició su análisis, pero suspendió la audiencia cuando dos de sus cinco miembros habían votado por negarlo, aunque pueden cambiar su opinión hasta tanto no se proclame un resultado.

El juez Gilmar Mendes, quien en esa ocasión pidió más tiempo para estudiar el caso, anunció este martes que la Segunda Sala retomará el asunto el próximo día 25, y lo hará bajo una “nueva situación”.

Mendes comentó incluso un debate que se ha abierto en el medio jurídico acerca del posible uso de pruebas obtenidas de una forma ilegal, como sería el caso de los mensajes publicados por el portal The Intercept.

“No necesariamente son pruebas nulas. Sí, por ejemplo, se obtiene de forma ilegal una prueba que demuestra la inocencia de una persona condenada por asesinato, generalmente se considera válida”, dijo.

Categorías: Política, Brasil.