MercoPress, in English

Miércoles, 22 de mayo de 2019 - 22:36 UTC

Aparecen muertas 125 ballenas en Nueva Zelanda

Martes, 29 de diciembre de 2009 - 07:18 UTC

Unas 125 ballenas murieron en Nueva Zelanda después de quedar varadas en la playa durante el fin de semana, mientras que otras 43 lograron ser rescatadas y llevadas al mar por voluntarios.

Varios grupos de socorristas vigilaban a las sobrevivientes al tiempo que se alejaban en el mar desde Colville Beach, en la península Coromandel en la Isla del Norte de Nueva Zelanda.

Empleados del departamento de Conservación y cientos de voluntarios ayudaron a que las ballenas volvieran a flotar cuando entró la marea alta. Durante el día, los voluntarios las habían cubierto con sábanas para mantenerlas mojadas.

"Además de las muertas, unas 63 ballenas piloto encallaron pero no estamos tan mal, tenemos 43 vivas", dijo el guardaparques Steve Bolten mientras el grupo de cetáceos nadaba hacia alta mar, según informa El Nuevo Herald.

Bolten dijo que el grupo podría haber encallado porque una de las ballenas estaba enferma o porque su sonar las llevó al puerto de aguas poco profundas, de donde ya no pudieron salir.

En la parte septentrional de la Isla del Sur el panorama no era tan alentador. Ahí 105 ballenas piloto de aleta larga murieron el sábado, informaron autoridades de conservación. A las que se sumaron las 20 que no pudieron desencallar.

El supervisor del programa de biodiversidad de Golden Bay, Hans Stoffregen, dijo que las ballenas fueron vistas por un piloto de un avión turístico y sólo 30 de ellas pudieron ser rescatadas cuando los trabajadores de conservación llegaron.

"Estaban en mal estado. Para cuando llegamos, dos tercios de ellas ya estaban muertas. Tuvimos que sacrificar al resto" agregó.

Las ballenas habían estado fuera del agua por un tiempo prolongado.

"Había hecho mucho calor y estaban bastante alteradas, se podían ver el dolor y el sufrimiento en sus ojos", dijo Stoffregen según reportó el diario Southland Times.

El lugar donde encallaron es parte de una reserva natural y los 125 cadáveres fueron dejados allí para su descomposición de forma natural, dijo Stoffregen.

Una gran cantidad de ballenas encalla cada verano en Nueva Zelanda en su paso desde el Antártico hacia las aguas donde se reproducen. Los científicos no han podido descifrar hasta ahora por qué.

Categorías: Internacional.